Última hora
This content is not available in your region

Derrames cerebrales en jóvenes: inquietante nuevo síntoma asociado al COVID-19

Una asistente sanitaria en la Unidad de Accidentes Cerebrovasculares Agudos del Royal Blackburn Teaching Hospital en Blackburn, noroeste de Inglaterra, el 14 de mayo de
Una asistente sanitaria en la Unidad de Accidentes Cerebrovasculares Agudos del Royal Blackburn Teaching Hospital en Blackburn, noroeste de Inglaterra, el 14 de mayo de   -   Derechos de autor  HANNAH MCKAY/WPA Rota/ AFP
Tamaño de texto Aa Aa

El nuevo coronavirus sigue sorprendiendo a médicos y científicos con nuevos síntomas inesperados.

Los científicos han alertado recientemente de casos de accidentes cerebrovasculares en pacientes con COVID-19 relativamente jóvenes. No son muy comunes, pero son importantes para entender la complejidad de la enfermedad.

Los expertos creen que hay un factor genético que lleva a algunas personas a desarrollar este tipo de síntomas.

Una apoplejía o derrame cerebral es cuando se interrumpe el flujo de oxígeno al cerebro. Puede dañar o matar las células cerebrales si no se trata inmediatamente.

Dos estudios separados en la ciudad de Nueva York informaron que algunos jóvenes estaban llegando a los hospitales con derrames cerebrales una o dos décadas antes de lo que se podría esperar por su edad.

"Los accidentes cerebrovasculares de mayor envergadura se producen en personas jóvenes, en su mayoría menores de 50 años y... estos pacientes no tienen lo que llamaríamos factores de riesgo", dice el Dr. Adam Dmytriw, médico radiólogo de Toronto que se ocupa de las enfermedades cerebrovasculares.

Dmytriw es uno de los autores de uno de los estudios sobre accidentes cerebrovasculares en 10 pacientes con coronavirus de varios hospitales de Nueva York, de los cuales al menos tres eran menores de 50 años.

Pacientes sin predisposición, también afectados

Una quinta parte de los pacientes no tenía diabetes, hipertensión o enfermedades cardiovasculares que pudieran ponerlos en mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Algunos tenían síntomas leves de coronavirus o eran asintomáticos.

Ambooj Tiwari, cirujano neurointervencionista de la ciudad de Nueva York y autor del mismo estudio, dijo que las personas sin factores de riesgo a menudo trabajaban en profesiones que les obligaban a estar "con una alta concentración de personas en un espacio reducido".

Tiwari dijo que en la última semana de marzo y la primera de abril estaban viendo este tipo de casos cada dos días.

Otro estudio publicado en el New England Journal of Medicine por los médicos del hospital Monte Sinaí de Nueva York analizó cinco casos de accidentes cerebrovasculares de grandes vasos sanguíneos en personas menores de 50 años.

Los médicos del Monte Sinaí dijeron que los cinco casos que trataron en un período de dos semanas dieron positivo por COVID-19. Dos de los pacientes del estudio, ambos de 30 años, no tenían factores de riesgo de apoplejía.

"En comparación, cada dos semanas durante los 12 meses anteriores, nuestro servicio ha tratado, en promedio, 0,73 pacientes menores de 50 años de edad con un accidente cerebrovascular de gran tamaño", escribieron los médicos del Monte Sinaí.

Los síntomas de una apoplejía van desde la incapacidad de mover un lado del cuerpo hasta la dificultad para hablar o formar palabras. Algunas personas experimentan una pérdida de coordinación y signos de vértigo.

Retardar la visita al hospital por desconocimiento de los síntomas y por miedo

Los investigadores dijeron que algunos pacientes retrasaron el tratamiento debido al temor de ir al hospital y ser infectados con COVID-19.

Sin embargo, los pacientes con derrame cerebral pueden sufrir daños cerebrales en cuestión de minutos si el oxígeno no llega al cerebro. Los médicos explican que si se presentan en el hospital a tiempo, pueden recuperarse casi por completo.

"Creo que se requiere un nivel extra de vigilancia. En un par de nuestros pacientes, tuvimos personas que se autoaislaban como se les había dicho, haciendo todo bien y luego se despertaban un día sin poder mover la mitad de su cuerpo", dice Dmytriw.

La investigación sobre los accidentes cerebrovasculares, aunque se informó en pequeños grupos de pacientes, está ayudando a los médicos a entender mejor los efectos de un virus que en un principio se creyó que afectaba solamente a los pulmones, pero que ahora se sabe que afecta potencialmente a múltiples órganos.

Una de las manifestaciones es en el sistema vascular. También se presenta como un síndrome inflamatorio.

Un virus que provoca numerosas manifestaciones, como el VIH

Por ejemplo, a cientos de niños, que antes se creía que se habían salvado en gran medida del virus, se les ha diagnosticado un nuevo y alarmante síndrome inflamatorio que puede causar un ataque al corazón y que se cree que está relacionado con el coronavirus.

"Muchos de los que estamos en el terreno ahora creemos que no hay una sola enfermedad. Se presenta como un síndrome como el VIH también cuando se descubrió que se presentaba en diferentes formas y nunca se pudo averiguar qué forma se expresaría", dijo Tiwari.

También se ha informado de accidentes cerebrovasculares en pacientes con coronavirus en otros países. "Hemos visto pacientes con accidentes cerebrovasculares asociados con COVID-19 en nuestros hospitales de Londres, y hay informes que están surgiendo de hallazgos similares en otros países europeos", dice David Werring, neurólogo del University College London.

"Informamos de una serie de seis personas con accidente cerebrovascular que vimos en nuestro servicio en la primera mitad de abril de 2020", dijo, pero, de estas personas, sólo una tenía menos de 60 años. Todos tenían bloqueados grandes vasos sanguíneos cerebrales, algunos más de un vaso. En cinco de ellos el derrame cerebral ocurrió más de una semana después de los primeros síntomas del coronavirus", dijo Werring a Euronews.

Algunos estudios realizados en Wuhan, China, encontraron que un pequeño porcentaje de los pacientes graves tenían manifestaciones neurológicas del virus, incluyendo un análisis retrospectivo que mostró una incidencia del 5% de accidentes cerebrovasculares en pacientes hospitalizados.

En una carta al New England Journal of Medicine, los médicos de Estrasburgo, Francia, también dijeron que habían visto actividad "neurológica" en pacientes con COVID-19, incluyendo dos pacientes asintomáticos que tuvieron grandes accidentes cerebrovasculares.

Afecciones en la coagulación de la sangre

Según Werring, el accidente cerebrovascular parece ser una complicación rara de la COVID-19 grave.

Algunos de los pacientes de Londres también tenían coágulos de sangre en otras áreas del cuerpo como las piernas y los pulmones, algo que se ha convertido en una característica común de COVID-19 grave.

"La otra observación clave fue la de los altos niveles de inflamación en la sangre. Esto sugiere que estos pacientes tenían un "estado hipercoagulable" de excesiva coagulación e inflamación de la sangre como consecuencia retardada" dijo Werring.

Esto es similar al síndrome inflamatorio y de coagulación de la sangre reportado en los niños, aunque los síntomas de "shock" en los niños son bastante diferentes.

"Ambas situaciones muestran que aunque COVID-19 suele afectar a los pulmones, en algunas personas con un aumento de la inflamación y la coagulación de la sangre el Coronavirus puede causar una enfermedad más generalizada que afecta a otros sistemas del cuerpo", dijo Werring.