Última hora
This content is not available in your region

Los ex primeros ministros de Italia y Finlandia, Letta y Stubb, halagan el plan de la Comisión

euronews_icons_loading
Ursula von der Leyen
Ursula von der Leyen   -   Derechos de autor  Olivier Matthys/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Histórico, sin precedentes, son algunos de los adjetivos que se han utilizado para describir el plan de Recuperación presentado por la Comisión Europea. En caso de que se apruebe, los Estados miembros mutualizarán la deuda adquirida. Algo que nunca antes se había hecho.

Para Enrico Letta, ex primer ministro de Italia y presidente del Instituto Jacques Delors, es un plan a la altura de las circunstancias: “Esta es la tercera crisis consecutiva en una década. Era absolutamente necesario reaccionar de manera diferente a cómo se hizo ante las crisis precedentes: la crisis financiera y la crisis de los refugiados”, explica. “Creo que esta decisión está a la altura del famoso “lo que sea necesario” que lanzó Mario Draghi marcando un punto de inflexión en la política monetaria hace 8 años. Será muy importante implementarla bien”.

Se abre ahora un largo proceso de negociación. Todos y cada uno de los líderes de la UE deben aceptar la propuesta de la Comisión y está previsto que se reúnan a mediados de junio. Los países más reacios son los conocidos como los "cuatro frugales": Austria, los Países Bajos, Dinamarca y Suecia.

En declaraciones a Euronews, Alex Stubb, ex primer ministro de Finlandia y director de su Escuela de Gobierno Transnacional, ha dicho que confía en que se llegará a un acuerdo. “Suecia tomó una línea diferente para combatir el Covid, pero económicamente está prácticamente en el mismo barco. Entiendo de dónde viene su postura, pero al final todos lo afrontaremos juntos. Lo que suceda en Italia, lo que suceda en España, tendrá repercusiones tanto en Dinamarca como en Suecia. Y creo que al final se subirán al barco”.

También el Parlamento Europeo tendrá que dar su visto bueno a la propuesta. Así pues, si todo fuera bien, el dinero no empezaría a fluir antes de enero de 2021.