Última hora
This content is not available in your region

Adama Traoré, el 'George Floyd francés' asesinado en 2016 y por el que vuelven a pedir justicia

Archivo: Marcha por la paz organizada en Beaumont-sur-Oise el 20 de julio, en memoria de Adama Traoré, que murió durante su detención por la gendarmería en 2016.
Archivo: Marcha por la paz organizada en Beaumont-sur-Oise el 20 de julio, en memoria de Adama Traoré, que murió durante su detención por la gendarmería en 2016.   -   Derechos de autor  KENZO TRIBOUILLARD/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Varios miles de personas se reunieron el martes 2 de junio en París exigiendo justicia para Adama Traoré, un negro de 24 años que murió al ser detenido por gendarmes. Ocurrió el 19 de julio de 2016.

En este caluroso día, Adama Traoré escapó de un arresto inicial antes de ser detenido después de una persecución. Murió dos horas más tarde en la comisaría de Persan, en Val-d'Oise (Île-de-France), en los suburbios de París.

No hubo testigos ni vídeos de la escena, que sólo se conoce por el testimonio de los tres gendarmes y las conclusiones de las autopsias y otros análisis realizados por médicos y expertos.

Los gendarmes supuestamente inmovilizaron a Adama Traoré en el suelo para neutralizarlo.

Michel Euler/AP Photo
Manifestantes frente al Tribunal de Gran Instancia de París el 2 de junio de 2020, exigiendo la verdad sobre la muerte de Adama Traoré.Michel Euler/AP Photo

Los gendarmes niegan haber utilizado este método de detención, pero uno de ellos dijo a los investigadores: "utilizamos la fuerza estrictamente necesaria para someterlo, pero soportó el peso de todos nuestros cuerpos".

Desde entonces, este caso, que se ha convertido en un símbolo de la violencia policial, especialmente contra las personas de origen inmigrante en Francia, ha desembocado en una batalla entre los expertos legales y los médicos elegidos por la familia Traoré.

2016, la autopsia y la contra-autopsia se contradicen entre sí

Desde los primeros días después de la investigación, no se puede establecer ninguna verdad con certeza. Las noches siguientes estallaron disturbios en el Val d'Oise, el departamento de los suburbios parisinos del que procedía Adama Traoré.

El patólogo forense que realizó la primera autopsia no encontró ningún rastro de violencia y observó un "síndrome asfixiante" así como "lesiones de tipo infeccioso", especialmente en los pulmones y el hígado, sin que se pudiera identificar la "causa inmediata" de la muerte.

CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/AFP
Velas desplegadas frente al ayuntamiento de Beaumont-sur-Oise formando las palabras "Justicia Adama", 22 de noviembre de 2016CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/AFP

En ese momento, después de varias noches de violencia urbana, el fiscal de Pontoise, Yves Jannier, mencionó "una infección muy grave", "que afectaba a varios órganos", pero no mencionó la asfixia.

Una semana más tarde, una contra-autopsia realizada por un grupo de expertos rechaza de plano la posibilidad de una infección y confirmó que se trataba de un "síndrome asfixiante", que debía ser confirmado por un examen anatomopatológico.

Se acusa al fiscal de haber mentido deliberadamente, creando desconfianza y confusión en el caso que había recaido en los jueces parisinos.

Durante los últimos cuatro años, la familia Traoré ha estado tratando de establecer la verdad

Entre 2017 y 2020, no menos de seis peritajes y contra-peritajes en total son ordenados por ambos lados, sin que se establezca una respuesta clara: ¿historial médico o asfixia provocada por los agentes?

El último informe forense, presentado el 29 de mayo de 2020 y realizado por tres médicos, concluye que "Adama Traoré no murió de 'asfixia posicional', sino por un 'edema cardiogénico'", concluyen los tres médicos.

Sin ser categóricos, creen que "la combinación de sarcoidosis pulmonar, cardiopatía hipertrófica y un rasgo de drepanocitosis probablemente contribuyó a ello en un contexto de estrés y esfuerzo físico intensos, bajo los efectos de una alta concentración" de cannabis.

A estos resultados, a finales de mayo, la familia Traoré respondió cuatro días después con un nuevo dictamen pericial privado de un médico. El médico también formuló la hipótesis de que había un edema, que atribuyó a la "asfixia posicional inducida por bloqueo ventral", una técnica de detención peligrosa, similar a la utilizada para inmovilizad a George Floyd, que los gendarmes afirman no haber utilizado.

Assa Traoré, figurón de proa

Detrás de la movilización contra la versión oficial de las autoridades, sólo una persona mantiene incansablemente la llama encendida. Tan pronto como su hermano murió, la hermana mayor de Adama, Assa Traoré, denunció un error de la policía. No ha dejado de intentar arrojar luz sobre las causas de la muerte de su hermano.

Participó en la creación del colectivo "Verdad y Justicia para Adama" que convocó la manifestación del 2 de junio en apoyo al último informe encargado por la familia.