Última hora
This content is not available in your region

CORONAVIRUS | Perú supera los 200.000 contagios y Chile los 142.000

euronews_icons_loading
Cientos de personas, vendendores ambulantes, compradores y transeúntes, abarrotan una calle en Lima
Cientos de personas, vendendores ambulantes, compradores y transeúntes, abarrotan una calle en Lima   -   Derechos de autor  Martin Mejia/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

"Nosotros estamos aquí desde las nueve de la noche del día de ayer... haciendo la cola para poder obtener oxígeno". El testimonio de Paul González, un ciudadano peruano de 32 años y rostro cansado, ilustra el drama que azota a las familias de buena parte de los cerca de 10.000 peruanos que están ingresados en hospitales tras contraer la COVID-19.

"Necesitan el oxígeno todo el día y toda la noche y tenemos que resolverlo, tenemos que amanecer aquí para poder obtener el oxígeno, porque si no, se empeoran y eso es lo que no se quiere", explica.

Las colas frente a los establecimientos que venden oxígeno reflejan la desesperación de quienes están dispuestos a soportar y a pagar lo que sea, hasta diez veces su precio normal, por mantener con vida a sus allegados.

El oxígeno escasea en los hospitales peruanos desde hace semanas, por lo que no hay para todos los enfermos. Varias compañías privadas están haciendo el agosto vendiendo bombonas a precios muy superiores al habitual. La oferta es casi la misma, pero la demanda se ha disparado en un cuarenta por ciento. Algunas empresas han llegado a violar la ley y han vendido oxígeno industrial como medicinal, por lo que han sido clausuradas.

El Gobierno de Martín Vizcarra trata de acelerar una compra pública que garantice el suministro a los hospitales, pero el flujo de ingresos de personas con problemas respiratorios es constante. El número de contagiados por el coronavirus ha superado la barrera de los 200.000 y el de fallecidos se acerca a los 5.800.

Perú es el segundo país más afectado de la región a pesar de que fue el primero en decretar un confinamiento absoluto cuando apenas se habían detectado un puñado de casos.

La situación no es muy distinta en Chile, aunque que el pasado martes registró un notable descenso en el número de víctimas diarias: solo 19, frente a casi un centenar anotado en los días previos. Las autoridades son conscientes de que los datos pueden estar distorsionados por los retrasos en la inscripción de fallecidos en el registro civil y auguran un incremento en la cantidad de decesos esta misma jornada (miércoles). De hecho, el número de contagios sigue aumentando: ya son casi 143.000 y el de fallecidos ronda los 2.300.

En Santiago, la capital, donde un impresionante despligue de las fuerzas del orden trata de evitar que se viole la cuarentena, no se descarta ahora que se prolongue este mismo miércoles el confinamiento absoluto decretado hace cuatro semanas y cuya última prórroga debía concluir el próximo viernes.

La Organización Panamericana de la Salud teme que la situación se agrave en Latinoamérica debido a la temporada de huracanes y, especialmente en el sur, a la llegada del invierno.