Última hora
This content is not available in your region

Tiroteo con un herido grave en Nuevo México por la estatua de un conquistador

euronews_icons_loading
Activistas tratan de tumbar la estatua de Oñate segundos antes del tiroteo
Activistas tratan de tumbar la estatua de Oñate segundos antes del tiroteo   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Entre escenas de pánico tras un tiroteo y con un hombre herido grave, tendido en el suelo. Así acabó este martes en Albuquerque, Nuevo México, el intento de un grupo de activistas de derribar una estatua del conquistador Juan de Oñate.

En el lugar la tensión era viva, pues estaban presentes varios hombre armados, miembros de una milicia civil, que habían acudido a defender el monumento.

Fue entonces cuando se oyó la ráfaga de tiros, que desató el pánico. En la siguiente escena, un hombre está tendido de vientre en el suelo, mientras otras personas tratan de socorrerle. El presunto responsable del tiroteo, identificado como Stephen Ray Baca, ha sido detenido.

Para evitar males mayores, el alcalde de la ciudad, Tim Keller, ha ordenado retirar la estatua.

"El tiroteo de anoche en la Ciudad Vieja y en torno a la estatua de Juan de Oñate fue un horrible e inaceptable acto de violencia. Es alto que nunca debería haber ocurrido -dijo Keller-. Parece que el responsable actuó como agitador durante la protesta, antes de que el tiroteo sucediera".

El conquistador y gobernador Juan de Oñate es una figura polémica. La historia cuenta que después de la insurrección de los Acoma Pueblo, sentenció a cientos de indígenas a 20 años de servidumbre y ordenó mutilar un pie a los hombre mayores de 25 años.

En Albuquerque, la tensión se disparó cuando aparecieron en escena hombres de una milicia civil, armados con rifles semiautomáticos y vestidos con uniformes militares, que pretendían evitar que se derribara la estatua.

Fue en ese momento cuando estalló el tiroteo, reflejo de una crispación creciente en Estados Unidos, donde las estatuas de Cristóbal Colón, Juán de Ponce y otras figuras asociadas a la conquista están siendo vandalizadas, al ser consideradas símbolos del genocidio indígena y del legado de esclavitud en Estados Unidos.