Última hora
This content is not available in your region

Mario Centeno: "tenemos una posibilidad histórica de emitir temporalmente una deuda común"

euronews_icons_loading
Mario Centeno: "tenemos una posibilidad histórica de emitir temporalmente una deuda común"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Los líderes de la Unión Europea se están reuniendo para debatir el presupuesto a largo plazo que será gestionado por la Comisión Europea. Ese presupuesto incluye el fondo de recuperación para hacer frente a la recesión creada por la pandemia de la Covid 19. Euronews entrevistó a Mario Centeno, presidente del Eurogrupo, que reúne informalmente a los ministros de finanzas de los 19 países de la zona euro, para hablar sobre su salida y el futuro de la región frente a los retos que deja la pandemia.

Usted renunció como ministro de finanzas de Portugal hace unos días, y no buscará un segundo mandato como presidente del Eurogrupo, que será elegido a principios de julio. ¿Por qué no quería mantener un papel en la lucha contra la crisis creada por la pandemia?

"Bueno, no es por ninguna razón política específica. Es sólo el final de un ciclo para mí, como presidente del Eurogrupo y como ministro de finanzas de Portugal. Creo que hemos logrado mucho durante los últimos dos años y medio. Lo que pudimos mostrar en abril de este año demuestra que el grupo está bien y muy centrado en la lucha contra la crisis. Así que fue algo natural".

Pero no se debe también al hecho de que la reforma de la zona euro no avanza mucho, que el Eurogrupo carece de cierto poder para obtener resultados más concretos...

"Logramos mucho en Grecia, en la reforma del tratado del Mecanismo de Estabilidad Europea. También aprobamos, en octubre pasado, el embrión de presupuesto de la zona euro que ahora es la base del mecanismo de resistencia y recuperación propuesto por la Comisión. Creo que hemos demostrado que el Eurogrupo es muy importante para Europa y estoy muy contento y satisfecho con los resultados que hemos logrado".

Así que el Eurogrupo aprobó tres instrumentos de préstamo, por un valor de 540.000 millones de euros, para hacer frente al impacto de la Covid 19, pero no generaron mucho entusiasmo. ¿Hay algún estado miembro que recurra a estos instrumentos?

"Hay un respaldo para las empresas con el Banco Europeo de Inversiones y está casi implementado. Y estoy casi seguro de que los 200.000 millones de dólares de garantías del BEI serán utilizados en su totalidad. Hay uno para los trabajadores llamado SURE y, de hecho, los países ya informaron a la Comisión de su intención de utilizar estos préstamos para financiar programas de apoyo al empleo. Y luego el tercero, que es el ESM (Mecanismo Europeo de Estabilidad). Es de nuevo, un respaldo para las deudas. Lo que tenemos que evaluar en esta etapa es que los mercados están reaccionando muy, muy bien a todas las decisiones que los países y la Unión Europea están tomando. Hay mucha liquidez, no hay dificultades en el acceso al mercado".

Pero el Banco Central Europeo aumentó su programa de compra de deuda pública en 600 mil millones de euros. ¿Así que está muy seguro de que los mercados no esperan la agitación que viene de esta región?

"La respuesta del Banco Central Europeo es parte de nuestra respuesta colectiva. Desde el comienzo de la crisis, los programas del BCE suman casi 1,5 billones de euros. Es una respuesta muy fuerte y es muy necesaria para evitar la fragmentación. Por eso he estado diciendo a todo el mundo que Europa ha vuelto y que Europa ha vuelto sobre la base de un verdadero plan europeo".

En cuanto al plan de recuperación presentado por la Comisión Europea, usted dijo, y cito, "Debería haber un enfoque en la calidad del gasto". Pero hay un acalorado debate sobre el equilibrio entre subvenciones y préstamos. Al final, ¿qué se podrá hacer para convencer a los Estados miembros, los famosos frugales y los más expansionistas?

"La negociación va a ser dura. Eso es seguro. Pero hay un posible terreno común para que la negociación se produzca. Será una mezcla de préstamos y subvenciones, seguro. Esa es la propuesta de la comisión de todos modos. Pero debemos centrarnos en dos cosas. Primero: existe la condicionalidad. No se trata de financiar gastos pasados, transferencias permanentes actuales. Se trata de financiar un cambio estructural en Europa relacionado con la economía ecológica y digital. Esto es muy importante y debemos permanecer enfocados en eso. Y la segunda idea es que no hay una troika como la condicionalidad. Así que somos más fuertes porque somos flexibles y estamos unidos".

Estamos en el punto de partida, pero ¿cómo asegurarse de que los países se atengan a esas condiciones en sus programas nacionales, dentro de uno o dos años, cuando las condiciones políticas podrían incluso cambiar? Habrá elecciones...

"Sigo repitiendo, para que la gente recuerde que tuvimos las posiciones fiscales más coordinadas de toda Europa en el momento pre-covidencial. Por lo tanto, los compromisos se estaban aplicando. Los estaban siguiendo. La reducción de riesgos fue una realidad durante nuestros ya más de cinco años. La coordinación de estos planes de recuperación es un asunto que compete a la Comisión Europea, pero también confío en que el Eurogrupo seguirá desempeñando un papel muy importante en la coordinación de la política económica de la zona del euro".

¿Cree que pronto, en un par de años, los estados miembros aceptarán tener impuestos europeos comunes para pagar la deuda común?

_"Ahora tenemos una posibilidad histórica de emitir temporalmente una deuda común por parte de la Comisión Europea, que será, por supuesto, pagada en su totalidad en un plazo de tiempo más largo que se definirá... tal vez 20 años, tal vez 30 años. Desde una perspectiva económica y política, tiene todo el sentido de igualar estas emisiones de deuda con recursos propios. Así que debemos trabajar juntos para encontrar estas nuevas fuentes de ingresos para el sindicato en su conjunto. Y hay una idea muy interesante, que es conectar estos recursos precisamente con los pilares del proceso de recuperación, es decir, la digitalización y la economía verde. Así que si conectamos esas dos partes de nuestra historia, es mucho más fácil hacerla comprensible para los ciudadanos europeos". _