Última hora
This content is not available in your region

¿A qué suena Lisboa sin el ruido de los turistas?

La gente disfruta del clima cálido desde un mirador con vistas al casco antiguo de Lisboa, el domingo 3 de mayo de 2020.
La gente disfruta del clima cálido desde un mirador con vistas al casco antiguo de Lisboa, el domingo 3 de mayo de 2020.   -   Derechos de autor  AP Photo/Armando Franca
Tamaño de texto Aa Aa

El trinar de los pájaros, el replicar de unas campanas o el suave traqueteo del tranvía: así sonaba Lisboa en medio del confinamiento del coronavirus, sin las ya típicas aglomeraciones turísticas.

Un paisaje sonoro, efímero y forzada por la pandemia, que el proyecto 'Sounds of Tourism' ('Sonidos del Turismo') ha querido inmortalizar en postales sonoras.

Con aproximadamente medio millón de habitantes, Lisboa recibe casi 5 millones de visitantes por año, lo que representa unos 9 turistas por habitante.

"Con la crisis de la COVID-19, una ciudad como Lisboa, sometida en los últimos años a una gran presión turística, se vació de turistas de un día para otro", explica a Euronews, Iñigo Sánchez, investigador del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Santiago de Compostela y colaborador en la Faculdade de Ciências Sociais e Humanas de la capital portuguesa.

"Si antes del confinamiento y la puesta en marcha de medidas de distanciamiento social, nuestro objetivo era 'escuchar' el turismo y evaluar el impacto de este en los paisajes sonoros de la ciudad, durante el confinamiento se nos ocurrió que podría ser interesante 'escuchar' la ciudad turística sin turistas".

El silencio que dominaban los enclaves turísticos durante la emergencia sanitaria les generó inquietud.

Sánchez explica que este vacío es un claro síntoma de la sustitución de sus habitantes por turistas y de la transformación de los barrios populares en espacios de experiencias, en los que el comercio local ha sido sustituido por restaurantes, tiendas de souvenirs y negocios orientados al turismo.

Pero estas postales también permiten atisbar que la situación no es aún irreversible.

"En clave más positiva, durante el desconfinamento observamos cómo diversos espacios de la ciudad que habían sido tomados por el turismo fueron recuperados por la población local, como por ejemplo algunos miradores o plazas del centro de Lisboa", señala Sánchez.

Una reapropiación de los espacios públicos en la que los locales, como niños jugando al baloncesto o patinando, cobraron el protagonismo sonoro, añade.

La ciudad turística es una ciudad particularmente cacofónica

Para el equipo de 'Sounds of Tourism', el ruido del turismo masivo sirve de metáfora para alertar sobre su capacidad para perturbar las dinámicas naturales de las ciudades.

"Proponemos la idea de pensar la dimensión acústica del turismo como resonancia, como una forma de entender los múltiples ecos y repercusiones de este fenómeno en la ciudad", señala Sánchez y cita algunos impactos negativos de los procesos de gentrificación turística de las ciudades, como el aumento de los precios de la vivienda, la destrucción de las redes de sociabilidad local en los barrios populares, la disneyficación del centro urbano o el incremento de la precariedad laboral.

Mientras que las fronteras portuguesas han vuelto a abrir al turismo,europeo por ahora, las postales sonoras de Lisboa tienen vocación de memoria y continuidad.

Iñigo Sánchez dice que volverán a grabar las mismas localizaciones, primero durante la fase de desescalada y luego 6 meses después, para analizar la evolución en el paisaje sonoro de estos lugares. "Creo que a partir de entonces podremos comenzar a sacar conclusiones de si esta 'antropopausa' habrá servido para algo".

El objetivo es que el espacio de reflexión forzado por el coronavirus propicie una evolución hacia formas más sostenibles de viajar.