Última hora
This content is not available in your region

Duda y Trzaskowski son los grandes favoritos en las elecciones polacas

euronews_icons_loading
Duda y Trzaskowski son los grandes favoritos en las elecciones polacas
Tamaño de texto Aa Aa

La tienda de Roman, en el centro de Varsovia, se ha dedicado a la venta de flores durante la mayor parte de sus cien años de existencia. Sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y a la era comunista, pero el coronavirus ha sido su mayor desafío.

"El mes de marzo resultó catastrófico. Mis ingresos eran de unos 200 ó 300 zlotys al día; entre cuarenta y cinco y sesenta y cinco euros. No pagaba el alquiler. Estuve a punto de cerrar la tienda. Pero decidí esperar a ver qué ocurría", declara el florista Roman Pieńkowski.

Esta floristería es uno de los miles de negocios que se vieron obligados a cerrar durante semanas. Muchos simplemente no han reabierto y Polonia vive su primera recesión en 30 años. No resulta sorprendente que la economía sea la principal preocupación de los ciudadanos ante las elecciones del domingo. Pero no la única, ya que la salud y el calentamiento global también son factores importantes.

"Hay 11 candidatos en liza en la primera ronda de estos comicios presidenciales. Pero la batalla electoral se ha convertido esencialmente en un duelo entre el presidente saliente Andrzej Duda y el alcalde de Varsovia, Rafał Trzaskowski. Es probable que ninguno logre más del 50 % de los votos en la primera ronda por lo que debería producirse una seguna vuelta a mediados de julio", afirma Darren McCaffrey, editor político de Euronews.

"Se puede ver que el presidente Duda está nervioso. Él contaba con el triunfo. Pensaba que ya lo tenía en sus manos. Y hace meses contaba con lograr la presidencia, incluso, en la primera ronda, en base a una serie de circunstancias totalmente diferentes. Hoy, Andrzej Duda vuelve la vista atrás. Se pueden ver muchas cosas en cada movimiento que hace. Y se aprecia en sus palabras que está muy anclado en el éxito pasado, en sus logros personales y en los de su partido político. No mira mucho hacia el futuro y ya no ofrece ese mensaje de esperanza y ese cambio que solía representar en las anteriores elecciones", señala Wojciech Przybylsk, editor jefe de Visegrad Insight.

Aunque el presidente saliente ya no parece tan poderoso, su figura es fundamental porque puede controlar a un partido gobernante debido a las características de su cargo.

"El presidente polaco no es tan fuerte como el francés pero es mucho más fuerte que el irlandés o el austríaco, por ejemplo. El presidente polaco es extremadamente fuerte en tres elementos. El primero es la protección de la Constitución. El segundo es la política internacional y los asuntos exteriores. El tercero es la Defensa; la seguridad de Polonia porque es el comandante en jefe del Ejército polaco. Y el presidente de Polonia tiene un derecho muy especial, que es, el derecho de veto", Aleksander Kwaśniewski, expresidente de Polonia.

Es probable que la cita con las urnas, este domingo, no proporcione un resultado definitivo. Por ello, casi con toda seguridad, los polacos tendrán que volver a votar. En unas pocas semanas podría celebrarse la segunda vuelta de unos comicios en los que se observa el margen más estrecho entre los grandes candidatos, desde la caída del comunismo.