Última hora
This content is not available in your region

Una casa que rompe moldes en el mundo de la construcción

euronews_icons_loading
Una casa que rompe moldes en el mundo de la construcción
Derechos de autor  يورونيوز
Tamaño de texto Aa Aa

¿Se puede construir una casa en quince días? La respuesta es sí. Pero, ¿se puede construir una casa en quince días, sin obreros? La respuesta es también. Pero, no de la manera tradicional sino con la ayuda de una impresora 3D.

"La casa tiene un diseño particular. Aquí se ven paredes curvas y en otra parte hay paredes rectas. Si se mira de cerca la estructura de esa pared se ven todas las diferentes capas", declara el arquitecto Piet Wielemans.

La novedosa casa, una primicia mundial, ha sido edificada en la localidad belga de Westerlo con la ayuda de una gran máquina que funciona como una impresora 3D convencional. Un artilugio que pulveriza el hormigón a lo largo de un camino predefinido para construir muros.

"Se asume generalmente que un proceso como este reduce en un 50 % las emisiones de CO2. Y, además, se ahorra una gran cantidad de tiempo y se acelera muchísimo la construcción", añade Piet Wielemans.

El proyecto supuso un gran desafío arquitectónico. La casa, que cuenta con dos alturas, tiene una gran particularidad: todas las partes fueron ensambladas directamente en el lugar de construcción.

"Es una locura. Cuando ves una cosa así.... Ha sido una experiencia única. Ahora podemos terminar nuestros estudios con este maravilloso resultado final. Y es tangible. Es real. Podemos entrar en la casa. Permanecerá aquí. Todo el mundo será bienvenido si decide acercarse a verla", concluyen Johanna Jacques y Antonie Damad, estudiantes de Construcción en la Universidad Thomas More.

En la construcción de la casa, que tiene una superficie de 90 metros cuadrados, también se utilizaron diferentes metales, madera y cristal.