Última hora
This content is not available in your region

Voluntad política y compromiso ciudadano para cerrar las heridas de Srebrenica

euronews_icons_loading
Voluntad política y compromiso ciudadano para cerrar las heridas de Srebrenica
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

La 'guerra de Bosnia' dio origen al Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia, TPIY. Un organismo creado para juzgar a los responsables de crímenes de guerra. Durante sus casi 25 años de existencia, 161 personas fueron acusadas. De ellas, noventa fueron reconocidas culpables y diecinueve absueltas. El resto corrió distinta suerte. Así, las autoridades desestimaron las causas judiciales de treinta y siete acusados, enviaron de vuelta a tierras balcánicas, a trece acusados y derivaron los casos de dos personas a un Tribunal de Apelación. Carmel Agius, fue uno de los jueces del proceso. El letrado asegura que hacer frente a los hechos que se vivieron en el pasado ha ayudado a muchos a 'pasar página'.

"En Bosnia-Herzegovina hay una gran mayoría de personas que evolucionó como resultado de los acontecimientos que ocurrieron en Srebrenica. Se trata de ciudadanos que son plenamente conscientes de la necesidad de llegar a un elevado nivel de conciliación y de enfrentarse al pasado. Son personas conscientes de que hay que reconciliarse con el pasado y seguir adelante", declara Carmel Agius, presidente del Mecanismo Residual Internacional para Tribunales Penales.

El TPIY escuchó el testimonio de 4 650 personas durante cerca de 11 000 sesiones judiciales, en un proceso que generó más de dos millones y medio de páginas de transcripciones. La intención de la Justicia era proporcionar un registro definitivo de los acontecimientos de un trágico episodio de la historia balcánica como fue el genocidio de Srebrenica, donde murieron más de 8 000 hombres y jóvenes musulmanes. Pese a ello, como señala el juez Agius, los denominados 'revisionistas' niegan los que ocurrió en la localidad bosnia en 1995.

"Al mismo tiempo, todavía existen algunas personas en Bosnia-Herzegovina que no han aprendido las lecciones de los acontecimientos que tuvieron lugar en Srebrenica. Al contrario. Estas personas se han envalentonado y han aumentado sus deseos de negar la evidencia y de intentar reescribir la historia", concluye el juez Carmel Agius.

Todavía hoy, existe división y pasará mucho tiempo antes de que la situación se resuelva. Será necesaria la voluntad política de los dirigentes y la participación de los ciudadanos para deshacerse de las trabas que ponen en peligro la paz y el progreso en la región.