Última hora
This content is not available in your region

¿COVID crónico? Estos pacientes continúan sufriendo síntomas durante meses

¿COVID crónico? Estos pacientes continúan sufriendo síntomas durante meses
Derechos de autor  Genevière Danesi
Tamaño de texto Aa Aa

Varios supervivientes del COVID-19 dicen que han continuado sufriendo los síntomas del nuevo virus semanas y meses después de contraerlo por primera vez.

Es uno de los misterios emergentes de este nuevo virus, que ha viajado por todo el mundo y que ha matado a más de 570.000 personas.

Algunos buscan respuesta en Internet entre ellos a estos síntomas persistentes que temen que los deje con problemas de salud crónicos.

"Nos sentimos completamente abandonados", dice Genevieve Danesi, empresaria de Antibes, al sur de Francia, quien sostiene que los médicos no la han tomado en serio en repetidas ocasiones.

Tardó un mes después de que aparecieran los primeros síntomas en ser ingresada en el hospital para una tomografía computarizada que demostró clínicamente que probablemente tenía COVID-19.

Pero después siguió teniendo síntomas. Se sentía incapaz de mantenerse en pie durante más de cinco minutos, al sufrir episodios de taquicardia y vértigos.

Cortesía de Geneviève Danesi
Danesi comenzó su terapia de oxígeno en casa el 10 de junio, meses después de sus primeros síntomas de coronavirus.Cortesía de Geneviève Danesi

Antes de la pandemia, Danesi, de 36 años, tenía una salud excelente. Iba al médico una vez al año, era muy activa, hacía ejercicio dos veces al día y no fumaba.

Dice que le dijeron constantemente que como era joven y no iba a morir debía quedarse en casa, pero su salud seguía deteriorándose.

"Desde el principio hasta el día 70, fue como un yoyó de recaídas y nuevos síntomas. Era como la ruleta rusa cada mañana", explica Danesi.

No fue hasta que un médico la puso en tratamiento con oxígeno en su casa, meses después de que aparecieran sus primeros síntomas, que empezó a sentirse mejor.

Pero todavía necesita tomar aspirina diariamente para evitar que su ritmo cardíaco en reposo suba a 120 latidos por minuto, dice.

Un estudio en Italia publicado la semana pasada concluyó que de 143 pacientes con COVID-19 dados de alta del hospital, más del 87% dijo tener al menos un síntoma que persistía después de dar negativo, la mayoría de las veces fatiga y falta de aliento.

Los investigadores pidieron que se siguiera vigilando a los pacientes después del alta del hospital debido al pequeño tamaño del estudio y a la falta de un grupo de control.

Hay estudios más grandes en curso que investigan esta proporción de los pacientes que experimentan síntomas persistentes.

¿Puede cronficarse el COVID?

"Los estudios de investigación sobre la documentación de diferentes manifestaciones de 'COVID crónico' o 'COVID largo' han apenas comenzado", explica Danny Altmann, profesor de inmunología en el Imperial College de Londres.

"Las manifestaciones terriblemente diversas (de la enfermedad) pueden tener mecanismos bastante diferentes", añadió Altmann, lo que significa que podría ser que incluso las personas con síntomas leves presenten un daño tisular duradero en los tejidos u órganos o una reacción inmunológica que se desarrolla casi como un síndrome.

"Lo que sí sabemos es que hay un cierto número de personas que contraen el virus a veces con formas severas, otras veces con formas menos severas y que tienen síntomas durante semanas", dijo el ministro de Sanidad de Francia, Olivier Véran, en una entrevista televisiva.

El secretario de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, dijo a Sky News el miércoles que le "preocupa que cada vez haya más pruebas de que una minoría de personas -pero una minoría significativa- tiene impactos a largo plazo y puede ser bastante debilitante".

Añadió que el Gobierno ha invertido casi 10 millones de libras (11,03 millones de euros) en la investigación de los efectos a largo plazo.

Véran dijo que se está investigando si una "fase inflamatoria" duradera del virus podría explicar estos síntomas y explicó que se están buscando formas de ayudar a estos pacientes.

Pero por el momento, no tienen muchas respuestas.

Claudia Uceda

Claudia Uceda, una traductora de 24 años que vive en París, ha sido hospitalizada con varios ataques de asma desde que se recuperó del coronavirus.

Empezó a tener problemas para respirar en marzo, pero no fue ingresada en el hospital incluso cuando toda su familia se contagió con el virus.

Un médico no revisó sus pulmones hasta después del fin del confinamiento de Francia en mayo, encontrando lesiones consistentes con neumonía y capacidad pulmonar reducida.

"Fue difícil probar que estaba realmente enferma. Así que no sólo me sentí mal, sino que estaba como aislada", dijo a Euronews.

En Francia, muchas de las personas que dicen que todavía tienen síntomas de coronavirus, a pesar de que se enfermaron por primera vez en el punto álgido de la epidemia hace meses, y por lo tanto no pudieron hacerse la prueba.

Nathalie Nury dice que la primera vez que tuvo fiebre, dolor en el pecho, falta de aire y fatiga extrema fue el 24 de marzo.

Esta profesora de artes visuales de 51 años de Nîmes, al sur de Francia, dice que su hijo y su novia habían regresado recientemente de París y habían perdido el sentido del olfato y del gusto.

Sus síntomas duraron diez días, pero no se le hicieron pruebas porque éstas se reservaban a los pacientes hospitalizados con coronavirus y a los trabajadores de la salud.

Durante todo el mes de abril, dijo que seguía sintiéndose cansada, pero no fue hasta principios de mayo que volvió a tener fiebre y dolor en el pecho.

Durante meses, ha sufrido síntomas cíclicos desde un intenso dolor de pecho hasta vértigo.

Nathalie Nury

"Me sentía totalmente perdida. Mis seres queridos no lo entendían", dice Nury. Ha visto a varios médicos, algunos de los cuales no se tomaron en serio sus síntomas.

Ahora ha empezado a investigar en las redes sociales. En Francia, una etiqueta que se traduce como "después del día 20" o "después del día 100" ayuda a quienes dicen que todavía no han conseguido encontrar apoyo para una condición que ella define como difícil y aisladora.

La red de apoyo "me mostró que no era un caso aislado y que otras personas tenían síntomas similares".

"Creo que este es uno de los aspectos más difíciles: muchas de las personas que se sienten mal a largo plazo nunca se han sometido a una prueba de PCR y nunca han sido hospitalizadas. Así que algunos médicos pueden sentir que sólo están ansiosas", dijo Altmann del Imperial College de Londres.

"Incluso si la gente tiene síntomas claros, algunos médicos pueden comentar 'para cualquier infección seria puedes tardar un tiempo en recuperarte'".

"Sin embargo, hay muchas infecciones que dejan tras de sí perfiles de enfermedad específicos que pueden ser crónicos. Para una proporción de pacientes con COVID-19, esto parece probable", añadió, explicando que se están realizando varios estudios para analizar estos perfiles de pacientes.