Última hora
This content is not available in your region

Tercer y decisivo 'round' sobre el fondo de recuperación de la Unión Europea

euronews_icons_loading
Tercer y decisivo 'round' sobre el fondo de recuperación de la Unión Europea
Derechos de autor  Francisco Seco/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La cumbre de la Unión Europea se prolonga un día más en Bruselas tras una noche de discusiones subidas de tono entre Angela Merkel y Emmanuel Macron con el líder neerlandés Mark Rutte. La nueva propuesta de la UE para contentar a Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca parece haber sido aceptada por la mayoría de los Estados miembros, aunque con muchos flecos aún por tratar.

Muchas posiciones diferentes

"Hoy entramos en el tercer día de negociaciones y es, sin duda, el decisivo", decía la canciller alemana Angela Merkel. "Las diversas cuestiones -la cuantía del fondo, la forma de gestionarlo y también el tema del Estado de Derecho- han sido muy debatidas. Todavía no puedo decir si habrá una solución. Hay mucha buena voluntad, pero también muchas posiciones diferentes".

La indignación de Viktor Orban

Pero el primer ministro húngaro Viktor Orban se opone totalmente a la nueva condición ligada al respeto del estado de derecho, que, asegura, su país cumple totalmente.

"Hoy hay varios temas ante nosotros que deben ser cerrados", mantenía por su parte el presidente francés Emmanuel Macron. "El primero es la cuestión del estado de derecho, que está en el centro de las conciciones de este presupuesto, sobre el que ayer había un amplio consenso y en el que no deberíamos ceder, forma parte del corazón de los valores europeos".

"Si alguien no está preparado para aceptar el estado de derecho, debería marcharse de la Unión Europea. Porque la lucha por la libertad y por el imperio de la ley es lo mismo en la mentalidad de Europa central. Así que si hay alguien no dispuesto a aceptarlo, por favor, que abandone la comunidad".

La resignación de España

Polonia y Eslovenia también se oponen a este punto.

España, por su parte, parece resignada a las nuevas condiciones, aunque rechaza totalmente el derecho a veto defendido por los Países Bajos.