Última hora
This content is not available in your region

La pandemia no frenó el día de los balnearios de Hungría

euronews_icons_loading
La pandemia no frenó el día de los balnearios de Hungría
Derechos de autor  يورونيوز
Tamaño de texto Aa Aa

Ni la pandemia ni el mal tiempo pudieron detener la tradicional noche de los balnearios en Hungría. Decenas de parques acuáticos abrieron el sábado por la noche en todo el país y dieron la bienvenida a los clientes con programas especiales. En Aquaworld, el mayor spa cubierto de Hungría, en Budapest, era tanta la afluencia que muchos se quedaron fuera.

Tímea Besze, directora del parque acuático explica:"Los pasamanos los desinfecta cada media hora el personal de limpieza, y además llamamos la atención de todos para que usen zapatillas y se laven".

Según los virólogos, el agua no es tan peligrosa porque tiene añadido cloro como desinfectante, pero es la propia multitud la que supone un problema, un problema infeccioso. Los riesgos son los tantas veces repetidos durante la pandemia, como explica el epidemiólogo Lajos Ócsai, epidemiólogo_:"No pueden mantener el metro y medio necesario entre ellos, no pueden cumplir con las reglas de distanciamiento social, no usan máscarilla. Así que, si alguien está enfermo, el riesgo de infección en el aire o por aerosol existe, está ahí mismo"._

Sin embargo, a esta multitud parece que no le importa el riesgo y paradojicamente dicen temer una segunda oleada. Así que muchos quieren aprovechar lo que ven como una de las últimas oportunidades para ir de fiesta sin restricciones.

La noche de los balnearios casi nadie pensó en el coronavirus. Quien entró en el húmedo bullicio piscinero tuvo la impresion de que la pandemia nunca existió.