Última hora
This content is not available in your region

Schengen muere de nuevo en las fronteras de Hungría

euronews_icons_loading
Largas colas de vehículos en el paso fronterizo de Hegyeshalom
Largas colas de vehículos en el paso fronterizo de Hegyeshalom   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno húngaro ha dejado este martes en suspenso el tratado europeo de libre circulación de personas y ha impuesto estrictos controles fronterizos para combatir la pandemia de la COVID-19.

Las medidas se impusieron al llegar la medianoche: "Hace unos minutos, cualquiera podía atravesar fácilmente por este paso fronterizo con Austria. Pero ahora todos son identificados y se les toma la temperatura. Los extranjeros sólo pueden transitar por el país si lo abandonan en el día", comentaba desde el paso de Hegyeshalom el periodista de euronews Zoltán Siposhegyi.

El Ejecutivo de Viktor Orbán argumenta que la libre circulación de personas es un peligro para la sanidad nacional en un momento en que los rebrotes se multiplican por toda Europa. Prácticamente todos los países de la UE buscan soluciones alternativas para paliar las graves consecuencias económicas de cierres y confinamientos, sin embargo, Hungría ha sorprendido a propios y extraños:

- La situación cambia cada media hora y nadie sabe nada. Ni siquiera la policía o el Ministerio de Asuntos Exteriores pueden contestarme", se quejaba un ciudadano húngaro que trabaja en Austria.

Situada en un lugar estratégico en el centro de Europa, Hungría mantendrá abierto un corredor de tránsito, aunque con tantas pegas y requisitos que muchos viajeros estarán tentados de evitar pasar por el camino más corto.

- "Sólo trato de cruzar el país, porque vuelvo a casa en Rumania. Pero tengo que esperar 2 o 3 horas. No es normal", lamentaba un conductor rumano procedente de Alemania.

Las restricciones estarán vigentes durante un mes, aunque no se descarta que sean prorrogadas. Se aconseja a la población evitar los desplazamientos a otros países. Los viajes a Hungría están vetados, aunque se permitirán visitas diplomáticas y se autorizarán casos de emergencia. Los húngaros que regresen del extranjero deberán someterse a una cuarentena o presentar a su llegada una prueba de PCR con resultado negativo.