Última hora
This content is not available in your region

Andrea Bocelli "se sintió humillado y ofendido" por el confinamiento y duda de la gravedad del COVID

El cantante italiano Andrea Bocelli actúa fuera de la catedral del Duomo, el domingo de Pascua, en Milán, Italia, el 12 de abril de 2020.
El cantante italiano Andrea Bocelli actúa fuera de la catedral del Duomo, el domingo de Pascua, en Milán, Italia, el 12 de abril de 2020.   -   Derechos de autor  Claudio Furlan/LaPresse
Tamaño de texto Aa Aa

La estrella de la ópera Andrea Bocelli criticó el confinamiento de Italia durante una conferencia sobre la pandemia del coronavirus con políticos y expertos en la biblioteca Giovanni Spadolini de Roma el lunes.

El tenor de 61 años dijo que "se sintió humillado y ofendido" después de que "se le privara" de su "libertad de salir sin haber cometido ningún delito".

También confesó haber desobedecido las reglas del confinamiento, asegurando que no le pareció "correcto y saludable permanecer en casa, para mí".

"Necesito el sol", añadió.

Bocelli también puso en duda la "gravedad" de la pandemia de coronavirus.

"Conozco a mucha gente, pero no he conocido a nadie que haya terminado en cuidados intensivos. Nadie", dijo.

El cantante añadió que sus hijos le criticaron por su opinión sobre el asunto, diciéndole que se concentrara en la ópera.

Pero la declaración de Bocelli ha provocado las críticas de algunos expertos.

"No tiene ninguna base científica. Es un mensaje inapropiado con evidentes elementos de peligro", dijo el jefe de enfermedades infecciosas de la Universidad de Milán, Massimo Galli, a la agencia de noticias italiana ANSA.

A la conferencia de Roma, que según algunos medios de comunicación italianos fue organizada por "negacionistas" del coronavirus, también asistió el líder de la oposición italiana, Matteo Salvini, quien ha dicho que las medidas de confinamiento del primer ministro italiano Giuseppe Conte y su Gobierno fueron excesivas.

Italia fue sometida a un estricto confinamiento que se prolongó desde el pasado 9 de marzo hasta el 4 de mayo. Fue el primer país de Europa en aplicar medidas tan radicales.

No se permitió a la gente salir de sus casas excepto para hacer compras, visitas médicas y para ir a trabajar cuando no era posible teletrabajar. Todos los negocios no esenciales fueron cerrados.

El país ha sido uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus en Europa, con más de 246.000 casos y más de 35.000 muertes.

Sin embargo, el número de nuevos casos ha comenzado a disminuir de manera constante en los últimos meses, y el Gobierno ha flexibilizado las normas para permitir la libre circulación dentro y fuera del país, así como para que se produzca la reapertura de la mayoría de las actividades comerciales.

Se mantienen las normas de distanciamiento social.