Última hora
This content is not available in your region

Elecciones en Bielorrusia: Un ama de casa de 38 años pone en jaque al "último dictador de Europa"

Elecciones en Bielorrusia: Un ama de casa de 38 años pone en jaque al "último dictador de Europa"
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Una mujer joven sin ningún pasado en política desafía la continuidad de las casi tres décadas de férreo mandato del calificado como "último dictador de Europa".

Los bielorrusos están llamados a votar el próximo 9 de agosto y por primera vez, desde que accediera a la Presidencia hace 26 años, el presidente Alexander Lukashenko tiene una rival que amenaza con derrocarle.

Se llama Svetlana Tikhanovskaya y es un ama de casa de 38 años.

AP Photo/Sergei Grits
Svetlana Tikhanovskaya en un mitin.AP Photo/Sergei Grits

"Nuestro objetivo es ganar las elecciones"

Svetlana Tikhanovskaya se convirtió en figura pública tras el arresto de su marido, el conocido youtuber y bloguero bielorruso Sergei Tikhanovsky.

Un arresto que algunos apuntan como urdido desde la más altas esferas para evitar que el activista continuara con su carrera política hacia la Presidencia del país.

Entonces, en un giro inesperado de guión, Svetlana decidió ocupar su lugar.

"Hago esto por mi marido y por la gente que le siguió y que siempre le creyó", dijo en su primera declaración, de pie en el porche de la Comisión Electoral Central de Minsk, inmediatamente después de recibir el certificado de registro como candidata presidencial.

Sergei Grits/AP Photo
Svetlana Tikhanovskaya con el certificado de candidata presidencial.Sergei Grits/AP Photo

Y de inmediato Svetlana Tikhanovskaya se puso a trabajar, reuniendo bajo una única bandera - la de la oposición - a todos los demás candidatos obligados a abandonar la carrera electoral.

Sus compañeras en esta "loca" aventura política, Veronika Tsepkalo y Maria Kolesnikova, son otras dos mujeres que figuran en la lista negra del régimen de Lukashenko.

Veronika Tsepkalo es la esposa de Valery Tsepkalo, que huyó a Moscú por miedo a las "represalias del Gobierno" y Maria Kolesnikova era la directora de campaña de Viktor Babaryko.

Babaryko, exdirector general del poderoso banco Belgazprombank, está en la cárcel desde mediados de junio, junto con su hijo Eduard, acusados de corrupción. Se enfrenta a una pena que podría alcanzar los 15 años de prisión.

Kolesnikova, por su parte, es considerada la "enemiga pública número 1" de Lukashneko.

"Las tres tenemos absolutamente los mismos objetivos", subrayó Maria Kolesnikova en una entrevista con Euronews. "Nuestro único objetivo es ganar las elecciones".

Svetlana, Veronika y María, de gira por Bielorrusia

En pocas semanas, el trío político femenino se ha convertido en el símbolo de la determinación y la sublevación de la oposición al régimen de Alexander Lukashenko, en el poder desde 1994.

Svetlana Tikhanovskaya, sin experiencia política y modesta oradora, ha sido aclamada gracias a su espontaneidad. Junto con Veronika Tsepkalo y Maria Kolesnikova, está viajando por toda Bielorrusia.

Han visitado once ciudades en una semana, llenando estadios y plazas, ante la preocupación y asombro del partido de Lukashenko.

Sergei Grits/AP Photo
Svetlana Tikhanovskaya está de gira por Bielorrusia.Sergei Grits/AP Photo

"Bielorrusia no está lista para votar por una mujer"

Pero en el camino de Svetlana a la Presidencia de Bielorrusia hay un obstáculo que podría ser infraqueable: su particular techo de cristal.

Lukashenko lo utiliza como arma arrojadiza contra su rival: "el presidente será un hombre, estoy absolutamente convencido".

"Nuestra Constitución no está hecha para una mujer", añade Lukashenko, quien ha señalado repetidamente que no cree en la victoria de una mujer en las elecciones de Bielorrusia.

"Y nuestra sociedad no está madura para votar por una mujer. Porque según nuestra constitución el presidente tiene un poder fuerte y sólo un hombre puede tenerlo".

Las promesas de Svetlana

Mientras Lukashenko incide en su condición de mujer, Svetlana Tikhanovskaya está ganando la aprobación.

Si gana las elecciones - lo que muchos apuntan a casi imposible alegando que, si no es el machismo, será el fraude lo que se ponga en su camino - promete una amnistía para los presos políticos y, en un plazo de seis meses, nuevas elecciones con la participación de los candidatos que se vieron obligados a retirarse.

Tikhanovskaya sorprende a los propios analistas.

"Nadie podría haber imaginado que en estas elecciones un líder autoritario tan duro e inflexible como Lukashenko tendría que lidiar con un ama de casa, una mujer que, al subir al escenario, declara abiertamente que no es política y que sabe poco de política", dice el analista político Alexander Klaskouski.

Pero, aparentemente, en Bielorrusia, todo lo que se necesita es una mujer joven y sensata para dar esperanza de un futuro mejor -y más libre- a todo el país.

AP Photo/Sergei Grits