Última hora
This content is not available in your region

Tensión en un campo de refugiados de Panamá

Tensión entre los migrantes del campo de refugiados
Tensión entre los migrantes del campo de refugiados   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Tensión en un campo de refugiados en el sur de Panamá. En La Peñita, una comunidad indígena de 200 habitantes en la provincia de Darién, se ha instalado un campamento con 1.500 migrantes irregulares. Procedentes de Haití, Cuba, Bangladés, Congo o Camerún. Llevan más de 6 meses varados en la selva en condiciones precarias. La situación se ha vuelto insostenible para la población local.

"Como panameños pedimos ayuda a las instituciones. Que oigan el grito de auxilio de puerto Peñita. O los sacan o los sacamos", decía Yasmin Valencia, pobladora panameña de La Peñita.

La penúltima escalada de tensión terminó con el incendio de una parte del campamento y con 12 detenidos durante una protesta en un clima de crispación e incertidumbre.

Nathalie, una emigrante de Haití, dice que fue la policía quien quemó el hospital que ardió en el campamento.

Los migrantes exigen que les dejen continuar hacia Estados Unidos y México pese al cierre de las fronteras en Centroamerica por la situación sanitaria.

Para evitar nuevas protestas y disturbios, el gobierno ya ha anunciado deportaciones para quienes participe en actos violentos. Los servicios de migración han iniciado la expulsión del país de unas 280 personas.

Oriel Ortega, director general del Servicio Nacional de Fronteras, Senafront asegura que los migrantes vandalizaron siete vehículos de la policía y además quemaron las carpas de UNICEF, de la Cruz Roja y la carpa del Ministerio de Salud de Panamá.

El año pasado unas 24.000 personas cruzaron la inhóspita selva del Darién desde Colombia. Este año, más de 4.000 han transitado esta ruta aunque unas 2.500 se han quedado varadas desde el inicio de la pandemia en los cuatro campamentos instalados por el gobierno panameño para brindar servicios básicos, aunque la situación se está desbordando.