EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Cuando la frontera entre dos países pasa por mitad de tu tienda en tiempos de COVID

Cuando la frontera entre dos países pasa por mitad de tu tienda en tiempos de COVID
Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Laurence AlexandrowiczEuronews en español
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Es el caso de Baerle-Nassau, que pertenece a los Países Bajos.y Baerle Hertog, belga. Tienen normativas sanitarias diferentes, muchas veces no se sabe en qué tienda hay que llevar mascarilla

PUBLICIDAD

Les presentamos el extraño caso de dos pueblos siameses y el dilema que les plantea el COVID. Baerle-Nassau pertenece a los Países Bajos. Baerle Hertog, a Bélgica. Están unidos y al pasear por uno de ellos no puedes evitar cruzar la frontera en algún momento.

Una galería de arte en la frontera

Una frontera que pasa por la mitad de la galería de arte de Sylvia.

AFP
La galería de arte entre dos paísesAFP

"Tenemos la frontera en el suelo. cen este lado está Bélgica, y aquí están Los países Bajos", explica Sylvia Reijbroek, galerista y artista. "La frontera va en esta dirección. Hay realmente dos países".

¿En esta acera es obligatoria la mascarilla?

Hasta hace unos meses, esto era una curiosidad, una atracción turística . Pero ahora con la pandemia, representa un auténtico quebradero de acbeza para sus habitantes, porque la normativa de cada país es diferente. Del lado neerlandés no hace falta llevar mascarilla. Del lado belga es obligatorio.

"La gente cuando viene a mi tienda no sabe si llevar o no mascarilla", cuenta Sylvia.

Recluidos por medio metro

Y por si esto fuera poco, a Baerle-Nassau y Baerle Hertog, que en francés se convierten en Baerle-Duc se los conoce como la capital de los enclaves. Están divididos en una treintena de partes, 22 belgas en los Países Bajos y 7 neerlandesas en Bélgica. Medio metro de acera puede marcar la diferencia entre la reclusión y el libre albedrío.

"Cuando había un confinamiento total, la gente del lado belga tenía que quedarse en casa", recuerda Willem van Gool, jefe de la oficina de turismo. "Solo podían salir para hacer la compra. Y veían a los neerlandeses del otro lado de la calle, totalmente libres".

Hicieron falta 165 años de discusiones para que las fronteras de ambas localidades fueran fijadas finalmente en 1995. La comunidad , con un total de 9600 habitantes ha registrado catorce contagios. Banderas aparte, lo importante es ponerse de acuerdo para frenar el virus

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Canarias y Galicia prohíben fumar en la calle y varias regiones estudian aplicar la medida

Cursos y notas bajo pandemia en Reino Unido

De vecinos para vecinos: una inmersión en el innovador sistema neerlandés de atención a los ancianos