Última hora
This content is not available in your region

La tensión entre Grecia y Turquía hace tambalear a la OTAN

euronews_icons_loading
Elbuque vessel Oruç Reis frente a las costas de la ciudad turca de Antalya
Elbuque vessel Oruç Reis frente a las costas de la ciudad turca de Antalya   -   Derechos de autor  DHA
Tamaño de texto Aa Aa

El conflicto entre Atenas y Ankara es uno de los temas espinosos sobre la mesa en la reunión extraordinaria de ministros de Exteriores de la UE de este viernes.

La escalada de tensión entre Grecia y Turquía, en el Mediterráneo oriental, se disparó hace una semana, tras el acuerdo entre Grecia y Egipto para delimitar sus zonas económicas exclusivas (ZEE). El gesto, destinado a invalidar una tratado similar suscrito en noviembre entre Turquía y el Gobierno internacionalmente reconocido de Libia, irritó del lado turco. Y en respuesta, Ankara decidió reanudar sus actividades de exploración de posibles yacimientos de hidrocarburos con el buque Oruç Reis en una zona que tanto Grecia como Turquía reclaman como propia.

Grecia considera una violación de su soberanía cuando los buques turcos entran en sus aguas territoriales y se aproximan demasiado de las aguas de Kastelórizo, una pequeña isla del archipiélago del Dodecaneso, entre Chipre y Creta a un par de kilómetros de la costa del sur de Turquía y a 580 de las costas continentales de Grecia.

Junto al buque de prospección de hidrocarburos Oruç Reis, Turquía ha enviado varios buques militares que lo escoltan, entre ellos el Kemalreis, que, según parece, ya habría tenido un encontronazo con una fragata griega el pasado martes.

Atenas ve esos buques como una violación de sus derechos soberanos, por lo que ha puesto a sus militares en alerta máxima. Mientras que los funcionarios turcos consideran inaceptable que la isla cree una zona de jurisdicción marítima 4.000 veces más grande que su propia área.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habló este jueves con la canciller alemana, Angela Merkal, y manifestó su disposición al "diálogo" para solucionar el conflicto. Mientras que el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, ha pedido este viernes a la Unión Europea que renuncie a "malcriar a Grecia" respaldando sus reclamaciones de una zona económica exclusiva en el Mediterráneo oriental en detrimento de las aspiraciones turcas.

En la capital suiza, Berna, el ministro turco ha subrayado este viernes la determinación de proteger los intereses de Turquía en el Mediterráneo oriental, donde varios países exploran yacimientos de gas natural, lo que ha llevado en los últimos días a tensiones entre la flota de guerra turca y la griega.

Y ha recordado que Turquía suspendió en julio las exploraciones a petición de Alemania, en un gesto de buena voluntad, pero que tras la firma, la semana pasada, del tratado marítimo greco-egipcio que ignora las reclamaciones turcas, volvió a mandar al buque explorador Oruç Reis a la zona en conflicto.

En el último mes, buques de guerra turcos y griegos estuvieron muy cerca de un enfrentamiento militar. Este choque entre dos miembros de la OTAN podría ser una estocada mortal para la alianza.