Última hora
This content is not available in your region

Grecia y Turquía: tensiones diplomáticas a cuenta del Mediterráneo oriental

Por Euronews
euronews_icons_loading
Grecia y Turquía: tensiones diplomáticas a cuenta del Mediterráneo oriental
Derechos de autor  AP/Turkish Defense Ministry
Tamaño de texto Aa Aa

La tensión es alta entre las armadas de Grecia y de Turquía en el Mediterráneo oriental. El presidente turco Recep Tayip Erdogan afirma que que "si hay una evolución negativa, el único responsable y el único que sufrirá será Grecia".

Responde así al primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis que señalaba que existe el peligro de un 'accidente', del que Turquía sería responsable.

"No creo que se pueda descartar la posibilidad de una escalada de la tensión entre ambas naciones, probablemente, surgida de forma accidental. Sin embargo, creo que esta crisis con Turquía en el Mediterráneo oriental ha demostrado que el presidente Erdogan no quiere una confrontación acalorada con Grecia. Más bien, sigue con mucho cuidado una estrategia para mantener una tensión controlada.

El énfasis de la cuestión está en la palabra controlada", declara Panagiotis Tsakonas, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Atenas.

El 10 de agosto, Ankara envió un buque de investigación a la zona para explorar un área, parte de la cual pertenece a Grecia, según Atenas. Turquía reclama derechos de explotación al considerarla como plataforma continental.

"Hemos asistido a este tipo de crisis durante más de 10 años y ahora vemos que ambos países han defendindo sus demandas. El acuerdo de Turquía con Libia, para compartir el Mediterráneo oriental, aumentó las tensiones. Más tarde, se produjo el acuerdo de Grecia con Egipto. Vemos cómo ambos países presionan para obtener lo máximo en sus aspiraciones", afirma Hamdi Firat Büyük, analista político.

La crisis está en la agenda del Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, que se reúne en Berlín. ¿Cuál debería ser la respuesta europea apropiada?

"Las posibles sanciones que la Unión Europea puede imponer a Turquía, sin duda, enviarán un fuerte mensaje a la parte turca. Sin embargo, creo que únicamente forman parte de una estrategia más amplia que el bloque comunitario debe desarrollar hacia Turquía. Esta estrategia debería ser una especie de política conocida como política del 'palo y la zanahoria'. Es decir, una combinación del enfoque alemán de compromiso con Turquía con el enfoque francés de frenar la agresión turca", señala Panagiotis Tsakonas, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Atenas.

"No estoy seguro de que se produzca una declaración conjunta como en anteriores ocasiones. Turquía y la Unión Europea ya tienen, digamos, una relación que no es muy buena. Penalizar a Turquía, imponer sanciones o realizar declaraciones contundentes solamente empeorará las relaciones entre Turquía y la UE", añade el analista político, Hamdi Firat Büyük.

Por el momento, los buques de guerra griegos y turcos permanecen en una zona, donde la tensión es muy alta, en el mar Mediterráneo.

El Primer Ministro Kyriakos Mitsotakis dijo que Grecia está planeando ejercer su derecho legal de extender sus aguas territoriales a lo largo de su costa occidental de seis a doce millas náuticas.

La extensión planeada a lo largo de la costa de Grecia que da a Italia no afectaría directamente al territorio en el centro de la disputa greco-turca. Pero el primer ministro dijo al parlamento que Grecia estaba abandonando décadas de política exterior "pasiva".

El presidente de Turquía ha advertido a Grecia que no ponga a prueba la paciencia o el coraje de su país, ya que los aliados de la OTAN siguen encerrados en una disputa sobre la exploración de energía en el Mediterráneo oriental.