Última hora
This content is not available in your region

Hungría cierra sus fronteras a extranjeros para frenar el coronavirus

Ejercicio de sanitarios en Budapest este jueves
Ejercicio de sanitarios en Budapest este jueves   -   Derechos de autor  ATTILA KISBENEDEK/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Hungría cerrará sus fronteras a los no residentes a partir del martes para intentar frenar el creciente número de casos de coronavirus, dijo el gobierno el viernes.

"A partir del 1 de septiembre, los ciudadanos extranjeros ya no podrán entrar en el territorio de Hungría", dijo Gergely Gulyás, el jefe de gabinete del primer ministro Viktor Orbán durante una rueda de prensa.

"Existe el riesgo de introducir el virus y la mayoría de las nuevas infecciones son de origen extranjero", dijo, añadiendo "Hungría está en verde, todos los demás países se están poniendo en rojo", en referencia al sistema de semáforos.

Varios funcionarios y miembros del Gobierno han tenido que ponerse en cuarentena esta semana al dar positivo por Covid.

Gulyás dijo que los ciudadanos húngaros que regresan del extranjero deben estar en cuarentena durante 14 días o deben presentar dos pruebas negativas, que deben pagar ellos mismos.

El gobierno húngaro indicó que el cierre de la frontera se mantendrá durante un mes.

El país, que tiene una población de alrededor de 10 millones, tiene alrededor de 5.500 casos de COVID-19. Más de 600 personas han muerto en Hungría debido al virus.

La medida se produce en medio de un aumento de los casos de coronavirus y a medida que los países implementan nuevas precauciones.

El virus avanza en Europa

El viernes, se hizo obligatorio para los parisinos el uso de máscaras en cualquier lugar público.

Las normas también se aplican a los ciclistas, los ciclomotores y los motociclistas.

Mientras tanto, la canciller alemana Angela Merkel advirtió a los ciudadanos que continuaran tomando la pandemia en serio.

"Tenemos que esperar que algunas cosas sean aún más difíciles en los próximos meses que en verano", dijo.

En el otro extremo del espectro, el gobierno británico animó el viernes a los trabajadores a volver a sus oficinas a medida que aumenta la preocupación por el efecto en los cafés, restaurantes y otros negocios.

El gobierno conservador del Primer Ministro Boris Johnson planea lanzar una campaña mediática la próxima semana que animará a los empleadores a mostrar a los miembros del personal lo que han hecho para protegerlos de COVID-19 y hacer que sea seguro volver a los lugares de trabajo tradicionales.

El Secretario de Transporte Grant Shapps dijo el viernes que este era el momento adecuado para que muchas personas regresen a sus oficinas porque sus hijos volverán a la escuela la próxima semana.