Última hora
This content is not available in your region

Ucrania se une a la UE en su respuesta a los comicios de Bielorrusia

euronews_icons_loading
Ucrania se une a la UE en su respuesta a los comicios de Bielorrusia
Derechos de autor  Euronews/AP Video
Tamaño de texto Aa Aa

Kiev se une a la condena de la Unión Europea y congela las relaciones con Bielorrusia tras las últimas elecciones en el país vecino. La declaración del ministro de Exteriores ucraniano de este viernes se ha producido tras unos días de agitados intercambios diplomáticos.

La pasada semana Euronews habló en exclusiva con el presidente del país, Volodímir Zelenski: "imaginemos que tengo confianza en mí mismo, tengo confianza en el voto de la gente. Soy una persona segura de sí misma. ¿Cómo puedo calmar a todos? Definitivamente diría que en un mes habrá una nueva votación. Y me presentaría a las nuevas elecciones. Quien quiera presentarse, ¡adelante! Invitaría a todos los observadores internacionales, a todos. Y le diría al pueblo de Bielorrusia: 'Por favor, elijan a quien quieran'. Y después de ese resultado, no habría más preguntas."

Minsk, que estuvo al lado de Ucrania tras la anexión rusa de Crimea, pidió el apoyo de Kiev o al menos algo de comprensión y no una advertencia que suena "como un disco rayado". A pesar de que Ucrania contempla la compleja situación de su vecino, también insistió en la recomendación de que no rechace un aviso amistoso ni ignore a la opinión pública.

Y dos días después, el reelegido presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, le puso adjetivos a la respuesta que la comunidad internacional dio a los comicios: "La masacre diplomática comenzó contra nosotros al más alto nivel. Los vecinos de Bielorrusia no sólo hablan abiertamente de la repetición de las elecciones, sino que también empiezan a inmiscuirse en nuestros asuntos internos. Está bien, es su punto de vista sobre la repetición de las elecciones. Pero empezaron a presionar a Bielorrusia abiertamente. La guerra diplomática es obvia".

Tras unas elecciones que muchos consideran fraudulentas y 26 años en el poder, Alexander Lukashenko se enfrenta a la peor oleada de protestas en su país.