Última hora
This content is not available in your region

Moscú niega cualquier implicación en el envenenamiento del opositor Alexéi Navalni

euronews_icons_loading
Imagen de archivo del Kremlin
Imagen de archivo del Kremlin   -   Derechos de autor  Pavel Golovkin/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Moscú ha lanzado un contraataque coordinado para rechazar las acusaciones de envenenamiento al opositor Alexéi Navalni.

La portavoz de Exteriores, María Zajárova, ha dicho que “Rusia no ha recibido ni una sola prueba”.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha destacado que ni tan siquiera hay una acusación directa contra su país. “Hay que ser muy cuidadoso antes de hablar de acusaciones contra el Estado ruso. No se han formulado y no hay ninguna razón para formularlas. No estamos dispuestos a aceptar ninguna acusación relacionada con este incidente”, ha dicho.

Y así se ha expresado el jefe de la comisión de Exteriores del Parlamento, Leonid Slutski, ante el micrófono de Euronews. “Esto es sólo una campaña política e informativa anti-rusa planeada en base al estado de salud de Navalny. Y no tiene nada que ver con su estado de salud real. Estoy seguro".

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas ha recordado que el uso probado de un agente nervioso se considera como el uso de un arma química. A través de un comunicado ha dicho: “Esta acusación es motivo de gran preocupación. El uso de armas químicas por cualquier persona bajo cualquier circunstancia es reprobable y totalmente contrario a las normas legales establecidas por la comunidad internacional ".

La canciller alemana Angela Merkel analizará la situación con sus socios de la UE y la OTAN. Y ya ha recibido el apoyo del primer ministro sueco: “Está claro que el gobierno ruso tiene algunas respuestas que dar y debe investigar el asunto de manera exhaustiva y transparente. El uso de armas químicas bajo cualquier circunstancia es una violación del derecho internacional. La UE se mantiene unida en su respuesta y debemos estar preparados para actuar más ", ha concluido Stefan Lofven.