Última hora
This content is not available in your region

Una 'Ópera de luna llena' como alternativa cultural al coronavirus en Praga

euronews_icons_loading
Una 'Ópera de luna llena' como alternativa cultural al coronavirus en Praga
Derechos de autor  Screenshot Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus impide las actuaciones teatrales en Praga. Los sesenta y dos miembros del Teatro Nacional checo están en cuarentena desde el lunes. Pero no todo está perdido para quienes deseen asistir a un espectáculo. El dueño de un café, en una azotea, organizó una velada especial a la que llamó 'Ópera de luna llena' y que permitió que los amantes del género musical pudieran escuchar algunos clásicos.

"Es una gran oportunidad para oir algo de música, y no se necesita mascarilla porque es un espacio abierto", declara Ondrej Kobza, propietario del café y creador del proyecto.

En su propósito de preparar una noche para el recuerdo, el organizador del evento apostó por contar con la presencia de dos estrellas checas de notable prestigio y reconocimiento internacional. Así, contrató al reputado barítono-bajo checo, Adam Plachetka y a su mujer Katerina Knezikova para cantar desde lo alto del Palacio de Lucerna. A los artistas les encantó la idea. Consideran que el las restricciones provocadas por la COVID-19 han hecho que la gente sea más creativa.

"El Coronavirus hizo que todos dejáramos de hacer lo que estábamos haciendo y tuvimos tiempo de pensar en cosas inusuales y formas alternativas de actuar", afirma el cantante Adam Plachetka.

En principio, el artista checo tenía programadas varias actuaciones en dos grandes ciudades de Europa como son: Viena y París. Pero disfrutó de la experiencia de tomar parte en una velada singular que superó las expectativas del público.

"Me ha gustado mucho que un hombre acostumbrado a grandes salas de conciertos, actuara para un grupo tan pequeño de personas y en un espacio tan agradable, aquí, en Praga", señalaba una espectadora tras la actuación.

La voz de Katerina Knezikova llenó de música y color la noche de la capital checa. La artista puso su sello a la ópera Rusalka, una de las obras checas más reconocidas.

"La luna llena, visible al final de la noche, ofreció un cierre perfecto a una velada inolvidable para los aficionados a la ópera, quienes se mostraron encantados con el evento", concluye Jiri Skacel, corresponsal de Euronews en la República Checa.