Última hora
This content is not available in your region

El Salvador niega cualquier trato de favor con los pandilleros encarcelados

euronews_icons_loading
El Salvador niega cualquier trato de favor con los pandilleros encarcelados
Derechos de autor  Salvador Melendez/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El Salvador niega tajantemente cualquier trato de favor con los pandilleros en las cárceles del país. El Gobierno de Nayib Bukele quiso este viernes, con pruebas, salir al paso de las acusaciones que aseguran que los prisioneros de las tristemente famosas pandillas o maras estarían recibiendo un trato especial.

Lo hizo invitando a varios medios de comunicación a la prisión de Quezaltepeque, al norte, para mostrales en primera persona las condiciones en las que están los muchos pandilleros que hay ahí encarcelados. Los miembros de las dos bandas rivales más importantes, Barrio 18 y MS-13, estaban de hecho metidos en la misma celda.

"Queremos que la gente se de cuenta de que este Gobierno está con el pueblo y no hará tratos con criminales", decía el director de prisiones de El Salvador, Osiris Luna. A través de Twitter, el propio presidente Bukele también quería salir al paso de unas acusaciones que considera "ridículas".

Los medios pudieron incluso hablar con algunos de los pandilleros, que al igual que el Gobierno no solo niegan cualquier tipo de pacto sino que aseguran sentirse peor tratados que el resto de prisioneros:

"Quisiéramos poder tener una mejor asistencia sanitaria, ver a nuestras familias y poder conseguir lo que necesitamos, por ejemplo, en materia de higiene. ¡Y ropa! Como pueden ver, no tenemos uniformes", se lamentaba tras los barrotes un pandillero de Barrio 18.

La polémica se desató después de que el periódico digital El Faro acusara al Gobierno de llevar un año pactando con MS-13, una de las principales pandillas del país, a cambio de que disminuyeran los muchos asesinatos que tienen lugar en prisiones como la de Quezaltepeque o Izalco.

En las cárceles salvadoreñas hay actualmente cerca de 17.000 pandilleros. Se calcula que en todo el país hay alrededor de 70.000 pandilleros, dedicados a la extorsión y el narcotráfico entre otros muchos delitos.