Última hora
This content is not available in your region

Octavo asalto en las negociaciones para la futura relación comercial entre Londres y Bruselas

euronews_icons_loading
Londres y Bruselas siguen negociando su futura relación comercial tras el Brexit
Londres y Bruselas siguen negociando su futura relación comercial tras el Brexit   -   Derechos de autor  Olivier Hoslet/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Octavo asalto en las negociaciones para concretar cómo será la relación comercial entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido tras el Brexit.

Todo con la presión añadida del primer ministro británico, Boris Johnson, que quiere tener un acuerdo o un no acuerdo cerrado a mediados de octubre.

"Mientras estamos decididos para alcanzar un acuerdo con el Reino Unido, la Unión Europea estará preparada para un eventual escenario de "no acuerdo" en los términos de la Organización Mundial del Comercio (OMC)", ha indicado el portavoz para el Brexit de la Comisión Europea, Daniel Ferrie.

Downing Street vende el Brexit como una oportunidad para que el Reino Unido recupere el control de su dinero, sus fronteras y las leyes.

Sin embargo, la Unión Europea recuerda que debe seguir las reglas de Bruselas si quiere un acuerdo comercial.

El Reino Unido pretende otorgar ayudas a las empresas, una competencia desleal en opinión para los Veintisiete.

"Si se concede un acceso preferencial a un mercado amplio, como la Unión Europea haría, se debe asegurar que quienes tienen ese acceso preferencial no están subvencionando sus exportaciones. Esto también va contra la reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que para (resolver) las desavenencias que llegarán se toma su tiempo", ha destacado el analista David Henig, Centro Europeo para la Economía Política Internacional.

Otro asunto espinoso, son las capturas de pesca. Londres quiere controlar quien pesca en sus aguas y Bruselas mantener las cuotas pesqueras vigentes.

Un asunto simbólico porque la pesca no tiene un gran peso en el conjunto de la economía británica.

"Desde el primero hasta el último, Boris Johnson, el jefe negociador David Frost, hemos obtenido garantía tras garantía de que la pesca está en lista de prioridades para este Gobierno", ha explicado el responsable de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores británicas, Barrie Deas.

Ambas partes parecen dispuestas a hacer concesiones, acostumbradas a los acuerdos en el último minuto.

Boris Johnson prometió durante la última campaña electoral un acuerdo listo para cocinar.

El caso es que el tiempo vuela, los negociadores deben tener todo listo para el próximo 31 de diciembre.