Última hora
This content is not available in your region

El negociador europeo ve "improbable" un acuerdo con el Reino Unido

euronews_icons_loading
El negociador europeo ve "improbable" un acuerdo con el Reino Unido
Derechos de autor  Διαπραγματευτής ΕΕ
Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea acusa al Reino Unido de paralizar las negociaciones sobre el brexit.

El Reino Unido, fuera de la UE desde enero, y el club comunitario aspiran a concretar un acuerdo válido una vez que termine el actual periodo de transición el 31 de diciembre.

En esta séptima ronda de negociaciones con la Unión Europea en Bruselas, el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, acusa al gobierno británico de perder el tiempo deliberadamente:"Con demasiada frecuencia esta semana parecía que estábamos retrocediendo más que avanzando. Dado el poco tiempo que queda, lo que dije en Londres en julio sigue siendo cierto hoy en esta etapa; un acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea parece improbable. Simplemente no entiendo por qué estamos perdiendo un tiempo tan valioso".

Por su lado el negociador británico del Brexit, David Frost, acusó a la Unión Europea de hacer "innecesariamente difíciles" las negociaciones sobre un acuerdo bilateral.

En un comunicado, Frost reconoció que ha habido "pocos progresos" , si bien se mostró optimista sobre la posibilidad de alcanzar un pacto que debería entrar en vigor a finales de este año.

En concreto, el negociador se refirió a las dificultades por la insistencia de la UE para que el Reino Unido se adhiera a las ayudas estatales del bloque y a la política pesquera.

"La UE todavía insiste, no solo en que nosotros debemos aceptar continuidad con la ayuda estatal comunitaria y la política pesquera, sino que esto debe ser acordado antes de que cualquier trabajo sustancial se pueda hacer en otras áreas de la negociación, incluidos textos legales", concluyó.

Bruselas aspira a mantener las actuales cuotas pesqueras, algo que Londres considera inaceptable.

Sin esto, Barnier recalca que no habrá acuerdo comercial.

El gobierno británico propone negociar esos cupos año a año, tal y como como hace con Noruega.