Última hora
This content is not available in your region

El proyecto de ley de eutanasia sigue adelante en el Parlamento español

Manifestación en contra de la eutanasia ante el Congreso de los Diputados de España, febrero de 2020
Manifestación en contra de la eutanasia ante el Congreso de los Diputados de España, febrero de 2020   -   Derechos de autor  Paul White/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La propuesta de la ley de eutanasia, presentada por el Partido Socialista, sigue adelante después de que el Congreso español rechazara este jueves las enmiendas a la totalidad (vetos) del conservador Partido Popular y del ultraderechista Vox.

El proyecto de ley socialista fue rechazado tanto por PP como por Vox, que proponían como alternativa una ley basada en los cuidados paliativos, pero los socialistas consideraron que no tiene nada que ver una cosa con la otra.

"Saben que no aportan nada nuevo", puesto que los cuidados paliativos ya se hacen en España, aseguró la exministra de Sanidad María Luisa Carcedo, que ejerció como portavoz socialista, y afirmó que las propuestas de PP y Vox sólo buscan "confundir el debate".

La propuesta del PP recogía prácticas como la sedación paliativa, el derecho a recibir tratamientos personalizados en el domicilio, habitaciones individuales y acompañamiento de familiares y allegados en los hospitales y permisos laborales para los familiares cuidadores.

Por su parte, Vox, acusó al Ejecutivo de optar por el camino "más fácil y barato, como si la vida tuviera un precio".

Mientras se llevaba a cabo la votación, la plataforma provida 'Derecho a Vivir' entregó este jueves en el Congreso 51.033 firmas recogidas en las últimas 48 horas para frenar el inicio del trámite parlamentario de la ley de eutanasia y reclamar unos cuidados paliativos de calidad.

Esta nueva ley, "solo pretende regular un nuevo derecho para quien quiera ejercerlo" y "no obliga a nadie" señaló Carcedo el pasado mes de febrero, cuando se inició el trámite parlamentario.

Con el rechazo de las enmiendas a la totalidad, la ley de eutanasia seguirá su tramitación parlamentaria, primero con la presentación de enmiendas y después con una ponencia encargada de dar forma a la iniciativa legislativa.

La reivindicación de una ley para regular la eutanasia cuenta con un amplio consenso social en España (en torno al 80 % según las encuestas) y se ha puesto de manifiesto en el apoyo a distintos casos individuales que reclamaban este derecho.

El último de ellos fue el de Ángel Hernández, acusado por cooperación en el suicidio de su esposa en abril de 2019, pese a que ella le dio su consentimiento y lo grabó en vídeo; aunque el pionero fue Ramón Sampedro, tetraplégico a quien facilitaron la muerte en 1998 y cuyo caso fue llevado al cine por Alejandro Amenabar en la película "Mar adentro". Esta película, en la que Javier Bardém daba vida a Ramón Sampedro, ganó el Oscar a la mejor película extranjera en 2005.

Pese a la penalización de la eutanasia, en España existe una ley de muerte digna que establece las condiciones a las que puede acogerse una persona en situación terminal, incidiendo en el derecho de los pacientes a recibir cuidados paliativos integrales.