Última hora
This content is not available in your region

Protestas contra la brutalidad policial en Colombia dejan 7 muertos

euronews_icons_loading
Manifestación en Bogotá contra la brutalidad policial
Manifestación en Bogotá contra la brutalidad policial   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Al menos 8 muertos en los violentos disturbios en Bogotá tras un caso de brutalidad policial. La protesta por la muerte de Javier Ordóñez bajo custodia policial derivó este miércoles en batalla campal en el barrio Villaluz, en el oeste de la capital colombiana.

Los incidentes comenzaron junto a la clínica en la que falleció Ordóñez, después de que dos agentes lo sometieron a incesantes descargas eléctricas con pistola táser, cuando estaba inmovilizado en el suelo.

Al igual que en el caso de George Floyd en EEUU, Ordoñez estaba indefenso y rogaba que cesaran las descargas. Murió en un hospital horas después.

Amigos y familiares se congregaron en una vigilia por Javier Ordóñez, un abogado e ingeniero aeronáutico de 46 años que conducía un taxi, tenía dos hijos de 11 y 15 años.

"Cuando estaba en el piso, más o menos lo que nos dicen en el hospital es que le dieron 12 descargas de taser. Y lo que ellos nos dicen, el CTI, es que una persona aguanta más o menos 4, es decir, que lo hicieron adrede para asesinarlo. Nosotros queremos justicia y lo que pedimos es que no haya un proceso disciplinario, sino penal en este caso, es decir, que lo juzgue la justicia ordinaria y que los policías responsables vayan a la cárcel", explicaba Eliana Garzón, cuñada de Javier Ordoñez

La agresión, que quedó registrada en un angustiante vídeo grabado por testigos, ha causado indignación.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, afirmó que el de Ordóñez no es un caso aislado y que el distrito ha recibido 137 denuncias por actuaciones de la Policía en lo que va de año.

El caso de Ordoñez que recuerda el homicidio de Dilan Cruz, víctima mortal de un disparo policial en 2019, pone de manifiesto el debate sobre el uso de armas no letales en manos de la Policía y la necesidad de una reforma que impida que estos casos sean tratados por la justicia penal militar.