Última hora
This content is not available in your region

¿La difusión de la COVID-19 entre los jóvenes puede provocar más muertes?

La gente toma el sol en el parque del Retiro en Madrid, España, el viernes 28 de agosto de 2020.
La gente toma el sol en el parque del Retiro en Madrid, España, el viernes 28 de agosto de 2020.   -   Derechos de autor  Andrea Comas/AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que los casos de coronavirus suben exponencialmente en varios países europeos, algunos culpan a los adultos jóvenes de entre 20 y 30 años de edad de haber impulsado el aumento.

El Ministro de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, dijo que los jóvenes que ignoran las medidas de distanciamiento social son responsables del reciente repunte de casos en el país, donde los adultos jóvenes tienen una tasa de incidencia más alta que otros.

Las autoridades sanitarias francesas han dicho repetidamente que el virus ha estado circulando particularmente entre los adultos jóvenes de 20 a 39 años. A finales de agosto, aproximadamente el 40% de los nuevos casos se produjeron en el mismo grupo de edad en España.

Esta puede ser la razón por la que las hospitalizaciones se han mantenido más bajas que al principio de la pandemia en marzo, según los expertos, pero también es preocupante para contener la propagación del virus y evitar una segunda oleada con miles de muertes.

Varios jóvenes adultos dijeron a Euronews que no respetan necesariamente el distanciamiento social entre ellos, sino que intentan ser más cuidadosos con los que corren el riesgo de contraer una versión más grave del virus.

Sin embargo, los expertos advierten que dejar que el virus se propague entre los adultos jóvenes sólo conducirá a un aumento del número de casos y, eventualmente, a un aumento de las hospitalizaciones.

¿Hasta qué punto la COVID-19 es un riesgo para los adultos jóvenes?

Hay jóvenes que pueden "enfermar gravemente e incluso morir" a causa de COVID-19, subraya el Dr. Richard Pebody de la OMS Europa, un epidemiólogo que dirige el Equipo de Patógenos de Alta Amenaza.

Desde principios de marzo, más de 1.000 adultos jóvenes de entre 20 y 40 años han estado en la UCI en Francia, por ejemplo, un poco más del 5% del total de personas que estaban en cuidados intensivos en el país.

"Aunque los jóvenes, en general, tienen un bajo riesgo de hospitalización y muerte, parece que experimentan un riesgo mucho más alto de síntomas persistentes o crónicos", dijo la profesora Debby Bogaert, catedrática de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Universidad de Edimburgo.

"Por el momento todavía se desconoce quiénes están en riesgo de tener síntomas de COVID prolongados, pero los datos actuales muestran que la joven generación sana y activa no se salva".

Los resultados publicados de un reciente estudio de aplicación por un equipo del King's College de Londres encontraron que 60.000 de 300.000 personas con COVID-19 tenían síntomas que duraban más de tres meses, un hallazgo que los funcionarios del Reino Unido admitieron era preocupante.

"Seis meses después, muchas personas siguen sufriendo fatiga crónica, dolor muscular y dificultades respiratorias. Personas previamente en forma y sanas reducidas a apenas poder funcionar", dijo Hancock en una declaración al parlamento.

Euronews habló con varias mujeres jóvenes que dijeron que tenían brotes recurrentes de síntomas como taquicardia y fatiga después de haber tenido un COVID-19 aparentemente leve o moderado.

Los jóvenes contagian el virus a otros

A muchos expertos les preocupa que el aumento del número de casos, incluso entre los adultos más jóvenes, conduzca a un aumento de las hospitalizaciones y eventualmente de las muertes a medida que el virus continúe propagándose en la población.

España y Francia ya están viendo un aumento en las hospitalizaciones después de semanas de un creciente número de casos entre los adultos jóvenes.

"Con un aumento general de la propagación en la comunidad, especialmente a través de jóvenes que posiblemente no experimenten síntomas o los experimenten muy poco, se hará más difícil rastrear los contactos y, por lo tanto, los nuevos casos, y así contener una mayor propagación", dijo el profesor Bogaert.

"Para una contención más eficaz, el número de personas en la comunidad debería ser lo más bajo posible", añadió.

Los adultos jóvenes que se relacionan con sus amigos suelen tener más contactos que los adultos mayores, lo que hace más difícil aislar y examinar a las personas que pueden haber estado en contacto con un caso positivo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que es importante no culpar a los jóvenes, sino hacerlos participar en la respuesta.

"Nuestro mensaje a los jóvenes es que se diviertan, pero que sean prudentes: contacten con amigos pero a una distancia segura y no en grandes grupos, para no dar al virus la oportunidad de propagarse", dijo el Dr. Pebody.

El director regional de la OMS para Europa, el Dr. Hans Kluge, ha dicho que el coronavirus es un "tornado con una larga cola" que probablemente se transmitirá de los adultos más jóvenes a la población de más edad. Destacó que "nadie es invencible".

¿Podrían los adultos jóvenes contribuir a la inmunidad de la población?

Al principio de la epidemia, algunos expertos habían dicho que dejar que el virus se propagara por la comunidad podría conducir a la inmunidad.

Pero a menudo cuando los expertos hablan de inmunidad colectiva, señalan que se alcanzaría a través de la administración de una vacuna.

"Es poco probable que una estrategia de inmunidad de rebaño tenga éxito, e incluso es un camino peligroso a seguir ya que nadie sabe si se podría alcanzar un estado de inmunidad de rebaño", dijo el profesor Bogaert.

"La mayoría de los pacientes con COVID-19 que han tenido infecciones leves, infecciones asintomáticas y enfermedades graves desarrollan algún nivel de respuesta inmunológica que les proporciona protección contra la reinfección, pero no sabemos como de fuerte es ni cuánto tiempo durará", dijo el Dr. Pebody.

Añadió que la única manera de "con seguridad" y "eficientemente" tener un 65-70% de la población mundial inmune al virus sería a través de una vacuna.