Última hora
This content is not available in your region

Los suizos rechazan la restricción de movimiento con la UE según una proyección de votos

euronews_icons_loading
Los miembros del partido de la SVP se reunen en un restaurante
Los miembros del partido de la SVP se reunen en un restaurante   -   Derechos de autor  PETER SCHNEIDER/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Los suizos rechazan por mayoría limitar el número de europeos que viven y trabajan en su país, según la proyección de los primeros votos del escrutinio. Esta da un 63 por ciento de noes a la propuesta de la Unión Democrática del Centro, formación de derecha populista que alega que la inmigración en su país está descontrolada y quita empleo a sus compatriotas.

Este resultado supone un alivio para los demás partidos, sindicatos y patronal que se pronunciaron siempre a favor de mantener las fronteras abiertas.

A favor de ampliar el permiso de paternidad

De acuerdo con esta proyección también una mayoría de suizos ha votado a favor de ampliar el permiso de paternidad a dos semanas. Hasta ahora era apenas de dos días.

En torno a un millón cuatrocientos mil europeos viven en el país alpino, con una población total de ocho millones. Medio millón de suizos lo hace en alguno de los 27 Estados miembro.

Acabar con la libre circulación de europeos hubiera supuesto un duro golpe para la economía suiza, pues la Unión Europea es su principal socio comercial y las regiones fronterizas se nutren de mano de obra de los países vecinos.

Ya lo votaron en 2014

Esta iniciativa ya había sido votada en otro referéndum en 2014, ganando por un estrecho margen. Temiendo represalias de Bruselas, el parlamento redujo el tema a la preferencia por contratar trabajadores nacionales y en más papeleo para las empresas que optaran por los extranjeros.

Ahora, además, los suizos le han visto las orejas al lobo ante los enormes trastornos que el Brexit ha provocado en las vidas y economías de británicos y comunitarios.

El referéndum incluye otras cuestiones relacionadas con el derecho a cazar lobos para reducir su población o la compra de nuevos aviones de combate por 6500 millones de dólares.