Última hora
This content is not available in your region

Choque frontal entre el primer ministro húngaro y una vicepresidenta de la Comisión Europea

euronews_icons_loading
Choque frontal entre el primer ministro húngaro y una vicepresidenta de la Comisión Europea
Derechos de autor  Virginia Mayo/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Choque frontal entre el primer ministro húngaro y una de las vicepresidentas de la Comisión Europea.

Viktor Orbán ha pedido la dimisión de Vera Jourova, poco después de que ésta afirmara en una entrevista que el panorama mediático en Hungría es "alarmante", y que el propio Orbán "está construyendo una democracia enferma".

Como respuesta, el primer ministro húngaro ha enviado una carta a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, pidiendo su cese. "Estas declaraciones no son sólo un ataque al gobierno húngaro elegido democráticamente", ha escrito. "También son una ofensa para Hungría y para el pueblo húngaro."

Pero la Comisión ha dejado claro que apoya a su vicepresidenta. “Hemos visto la carta del primer ministro Orbán y, por supuesto, le responderemos", ha dicho Dana Spinant, portavoz de la Comisión. "La presidenta Von der Leyen trabaja en estrecha colaboración con la vicepresidenta Jourova en todo lo relacionado con el Estado de derecho, y la vicepresidenta tiene la plena confianza de la presidenta. Nuestras preocupaciones en lo que respecta a la situación del Estado de derecho en Hungría son bien conocidas".

Este último enfrentamiento entre la Comisión y Viktor Orbán se produce justo un día antes de que salga a la luz un informe sobre el Estado de derecho en Europa en el que se espera Hungría ocupe un lugar destacado.

Además, muchos eurodiputados quieren que el futuro presupuesto europeo vincule la entrega de fondos al respeto de cuestiones como la independencia de la justicia y la libertad de la prensa.

Lo que no gusta en Budapest. “Hungría no participará en las futuras negociaciones con Jourova porque ha hecho una declaración política y no tiene un mandato para hacerlo", afirma Zoltán Kovács, portavoz del gobierno húngaro. "Hungría se niega a hablar con un miembro de la Comisión políticamente sesgado. Preferimos hablar con comisarios que respetan los tratados, lo que requiere imparcialidad y objetividad”.

Las escaramuzas entre Bruselas y Budapest no son nuevas. Pero este último choque es una señal clara de que los próximos meses serán tensos.