Última hora
This content is not available in your region

Bélgica elige primer ministro tras 16 meses sin Gobierno 

El futuro primer ministro Alexander De Croo presenta el acuerdo de Gobierno
El futuro primer ministro Alexander De Croo presenta el acuerdo de Gobierno   -   Derechos de autor  Virginia Mayo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Bélgica ha conseguido poner fin a su enésima crisis de Gobierno, que en esta ocasión se ha alargado 16 meses. El elegido para liderar el Gobierno es Alexander De Croo, un liberal flamenco, tras duras negociaciones para formar una coalición de siete partidos que deja de lado a los nacionalistas flamencos que obtuvieron la mayoría en Flandes.

Las negociaciones terminaron de madrugada este miércoles poniendo fin a una crisis de Gobierno de 493, 16 meses, desde las elecciones legislativas de mayo de 2019. Si tenemos en cuenta la ruptura de la coalición de centro derecha en 2018, han hecho falta 21 meses para que Bélgica consiga tener un Gobierno con una mayoría estable.

"No sabíamos qué hacer así que lo hemos echado a cara o cruz y ha salido Alexander, es una gran elección" bromeaba en rueda de prensa el presidente del Partido Socialista valón Paul Magnette, que ha liderado las negociaciones.

Las elecciones del 26 de mayo de 2019 reforzaron a los partidos nacionalistas y ecologistas dejando un paisaje político muy fragmentado que dificultaba la formación de una mayoría gubernamental. Bélgica tiene una larga tradición de crisis de Gobierno de este tipo, debido a su peculiar sistema político, que intenta equilibrar las fuerzas entre Flandes, Bruselas y el sur francófono.

En total han hecho falta diez intentonas de negociaciones entre misiones de la Casa Real e iniciativas de partidos políticos.

Esta madrugada siete partidos entre liberales, ecologistas y socialistas y los cristianodemócratas flamencos del CD&V conseguían poner fin a la maldición. Poéticamente han bautizado "Vivaldi" esta coalición que excluye a los nacionalistas flamencos del N-VA que obtuvo la mayoría de los votos en Flandes.

El difícil equilibrio de poder entre Flandes y Valonia

Es la primera vez desde 2011 que un flamenco toma posesión del cargo de primer ministro, una concesión para compensar que el nuevo Gobierno es minoritario entre los partidos flamencos. "Era simbólicamente importante tener un primer ministro flamenco porque este Gobierno va a ser atacado en Flandes, cuyos dos mayores partidos (N-VA y Vlaams Belang) están en la oposición", dijo el politólogo Dave Sinardet a la agencia AFP.

Alexander de Croo jurará el cargo este jueves ante el rey Felipe.

Más allá de la broma del cara o cruz, el socialista Magnette ha dicho, sin precisar el contenido del acuerdo, que se necesita "a todo el mundo para hacer funcionar de nuevo nuestro país".

"Después de 16 meses de una crisis que ha durado demasiado y que ha dañado profundamente la confianza en la política, tenemos un enorme trabajo que hacer para recuperarla", dijo Magnette.

Alexander De Croo, que a la edad de 44 años puede presumir de un ascenso político fulgurante, sucederá a la liberal francófona Sophie Wilmès, la primera mujer que dirige un gobierno en Bélgica, en funciones desde octubre de 2019.

A la cabeza de un equipo de centro-derecha apoyado por sólo 38 de los 150 diputados, la Sra. Wilmès goza desde mediados de marzo de poderes especiales que permiten a su ejecutivo gobernar por decreto real para hacer frente a la pandemia que ha causado 10.000 muertes en Bélgica.

Este período excepcional terminó el 1 de octubre, fecha límite para poner fin a la crisis política.

Ya es cosa hecha. Los eurodiputados belgas se reunirán el jueves por la tarde en el hemiciclo del Parlamento Europeo, prestado especialmente para el respeto de las distancias, para la presentación del nuevo Gobierno. Si no hay sorpresas de úlitma hora, el voto de confianza podría tener lugar el sábado. En 2010-2011 Bélgica, considerado un país ingobernabl, tuvo un récord de 541 días sin un Gobierno en el cargo.