Última hora
This content is not available in your region

Bocanadas de libertad tras el fin del confinamiento duro en La Habana

euronews_icons_loading
Una mujer habla con dos personas mientras una ola les salpica en La Habana
Una mujer habla con dos personas mientras una ola les salpica en La Habana   -   Derechos de autor  Ramon Espinosa/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Bocanadas de libertad en La Habana tras un mes de duro confinamiento para combatir la propagación de la COVID-19. Nada más aliviarse las restricciones, algunas familias con niños han acudido a la playa para que los pequeños puedan echar fuera toda la energía acumulada:

"Después de tanto tiempo está bueno que podamos venir a la playa con los niños, porque precisamente son los más agobiados, los más sacrificados, yo diría", explicaba una mujer.

En los reencuentros con amigos y vecinos, un solo tema de conversación:

"Lo que sinceramente me preocupa es que cuando tú levantas todo... Las personas (van) a lo loco. Las aglomeraciones en la guagua (bus). Siguen las colas, sigue todo. La gente no tiene cuidado", se quejaba otra vecina de la ciudad que también había acudido a la playa con sus hijos.

El confinamiento de La Habana, donde viven dos millones de personas, y otros puntos calientes de la isla, incluyó un toque de queda y limitó numerosas actividades. Restaurantes y otros establecimientos de comida pueden reabrir su puertas, siempre respetando las medidas de seguridad sanitaria, pero seguirán cerrados bares y clubes nocturnos. Los viajes entre provincias, donde se mantienen elevadas tasas de incidencia, siguen prohibidos y tampoco reabrirá el aeropuerto internacional de la Habana.

Cuba ha sorteado con notable éxito la pandemia. Aún así, en la isla se han registrado 122 muertes por COVID-19 y casi 5.700 contagios. Además, los daños económicos son considerables, ya que al parón productivo se suma la brutal caída del turismo, uno de los pilares de la economía nacional.