Última hora
This content is not available in your region

CORONAVIRUS | "Soy rastreador del Ejército: está usted infectado"

Un rastreador de la Armada conversa con un contacto de un positivo por COVID-19
Un rastreador de la Armada conversa con un contacto de un positivo por COVID-19   -   Derechos de autor  AFP TV
Tamaño de texto Aa Aa

Una docena de rastreadores trabaja casi sin descanso en el centro de operaciones del "comando COVID" de la Armada Española. Son miembros del Departamento de Vigilancia Epidemiológica de la comunidad de Madrid, una de las claves para combatir la pandemia, y siguen la pista a todas las personas que han tenido contacto con un caso positivo de coronavirus.

Las listas de contagiados se las proporcionan los gobiernos regionales:

"De ahí (de esa lista) tienen que llamar a esa persona y preguntarle cuándo ha sido su primer día con síntomas. Los dos anteriores a tener síntomas se contagia, con lo cual nos tiene que decir lo que ha hecho esos dos días antes de tener síntomas, si ha estado en contacto con alguien, si ha ido al colegio, si es personal médico y ha ido a su trabajo... para ponernos en contacto con con todas las personas con las que nos diga que ha estado", cuenta la sargento Ana Castillo.

Más que instarlas a hacerse las pruebas, el objetivo principal es convencer a estas personas de que se aíslen y se pongan en cuarentena, pero no todas están por la labor.

"Intento explicarle la situacion en la cual nos encontramos todos actualmente, si no entra en razón, si no quiere colaborar, yo doy parte a mi superior y mi superior ya pone una incidencia de la cual ya se informara a las autoridades competentes", explica el "rastreador" Cristian Granados.

Lo normal es hacer unas tres o cuatro llamadas por caso, pero hay veces en las que son necesarias muchas más. El cabo primero Rafael Medel tuvo que rastrear a una veintena de personas que se contagiaron en un funeral:

"Era un choque para todas esas personas el decirles que estaban con una PCR positiva y que no solamente ellos, sino todos los contactos con los que habían estado tenían que hacer una cuarentena. Es verdad que las personas con las que yo di todas ayudaron. Claramente uno solo no se puede encargar ya de tantísima gente y todos mis compañeros tuvieron que ayudarme", recuerda el uniformado.

Los expertos consideran que el rastreo de contactos es fundamental para contener la propagación de la pandemia, cuya segunda ola está golpeando de lleno a España. Dos mil militares españoles se dedican íntegramente a esta labor hasta nueva orden.