Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: París, en alerta máxima, cerrará todos los bares a partir del martes

Philippe Cotonnec del Bar Atalante carga mesas para cerrar una terraza del bar en París, el lunes 28 de septiembre de 2020.
Philippe Cotonnec del Bar Atalante carga mesas para cerrar una terraza del bar en París, el lunes 28 de septiembre de 2020.   -   Derechos de autor  AP Photo/Francois Mori
Tamaño de texto Aa Aa

París está en nivel de alerta al máximo, ya que la capital francesa y otras ciudades francesas han sufrido un importante repunte en el número de casos de la COVID-19.

El Gobierno del país ha confirmado este lunes que la capital francesa cerrará todos los bares a partir del martes, siguiendo las medidas ya aplicadas en la ciudad de Marsella, que cerró bares y restaurantes el 26 de septiembre en un esfuerzo por combatir la propagación del virus.

Los restaurantes y bistros de París podrán permanecer abiertos si ponen en marcha nuevas medidas sanitarias, que incluyen el registro de los datos de contacto de los clientes y el cierre a las 22 horas.

Se cerrarán las piscinas, excepto para los menores y se establecerán límites máximos de asistencia en los centros comerciales, una persona por cada cuatro metros cuadrados.

La ciudad ya estaba en alerta reforzada con restricciones de horarios y el cierre de locales deportivos como gimnasios.

"Todas las instalaciones al aire libre", los estadios, los campos de entrenamiento, "pueden permanecer abiertas siempre que reúnan menos de 1.000 personas o el 50% de su capacidad máxima si es inferior a esta cifra de 1.000 personas", dijo la Prefectura.

Las restricciones durarán dos semanas.

Los restaurantes de Marsella y la vecina Aix-en-Provence podrán abrir de nuevo con nuevas medidas, después de dos semanas de cierre.

Las cifras oficiales publicadas el domingo revelaron que 1.335 personas están actualmente en cuidados intensivos debido a COVID-19, 46 más que un día antes. Un total de 32 personas han muerto por el virus en las últimas 24 horas.

Hablando para el canal de radio pública France Inter, Arnaud Fontanet, epidemiólogo y miembro del consejo científico del COVID-19 de Francia, dijo que la noción de que el "virus ha dejado de circular" en el país "no tiene base en la epidemiología".

El ministro de Salud Olivier Véran dijo la semana pasada que los tres indicadores clave de la situación de la COVID-19 habían hecho saltar las alarmas en París: la ciudad tiene 263 nuevos casos diarios de COVID-19 por cada 100.000 personas, 105 nuevos casos diarios por cada 100.000 personas mayores de 65 años, y entre el 30 y el 35% de las unidades de cuidados intensivos tratan ahora a pacientes infectados con el nuevo virus.

Otras restricciones en áreas clasificadas como de máxima alerta incluyen el requisito de que las aulas de las universidades restrinjan al 50% su capacidad.

El Gobierno también instó a aquellos que pueden trabajar desde casa a que continúen haciéndolo.

Desde el comienzo de la crisis de COVID-19 en marzo de este año, al menos 32.230 personas en Francia que contrajeron el virus han muerto.