Última hora
This content is not available in your region

Donaciones de plasma para combatir la COVID-19 en Hungría

euronews_icons_loading
Donaciones de plasma para combatir la COVID-19 en Hungría
Derechos de autor  from Euronews video
Tamaño de texto Aa Aa

Llamamiento a la solidaridad ciudadana. Por toda Hungría las autoridades sanitarias esperan a donantes de plasma sanguíneo que quedaron infectados por el coronavirus. Hasta ahora el empleo de plasma era una de las pocas forma exitosas de tratar a los pacientes. A pesar de la lluvia, en el patio de la Universidad de Semmelweis, en Budapest, decenas de personas se reunieron para la preselección. Gran parte de ellas eran estudiantes extranjeros, como es el caso del alemán Nicholas.

"Estaba en la ciudad en una fiesta y creo que me contagié allí", declara un estudiante alemán llamado Nicholas.

El proceso es muy simple. Una poca cantidad de sangre sirve para conocer el estado de los voluntarios.

'Un único pinchazo con la jeringuilla es suficiente para saber si alguien tiene suficientes anticuerpos en su sangre como para usar el plasma para la curación", afirma Zoltán Siposhegyi, corresponsal de Euronews en Hungría.

Únicamente quienes tengan suficientes anticuerpos en la sangre, pueden donar su plasma.Las centrifugadoras separan los glóbulos rojos del plasma. Contrariamente a lo que se cree, cualquiera puede donar plasma independientemente de la gravedad de sus síntomas.

"Si tiene entre 18 y 60 años, no tiene ninguna enfermedad adicional y no está bajo medicación, le pedimos que realice una donación", señala la doctora Eszter Fodor, coordinadora de investigación de OrthoSera GmbH.

Los pacientes con coronavirus que recibieron una inyección con una sustancia rica en anticuerpos tuvieron menos síntomas a lo largo de la jornada. Por ahora, no son muchos los donantes y, sin embargo, se pueden salvar dos vidas con una sola donación de plasma.

"Esta puede ser la única opción para aquellos que fueron hospitalizados en una condición complicada", declara la profesora Erzsébet Siker.

La medida se utiliza también en otros países. Las donaciones de sangre de mineros polacos que se recuperaron del coronavirus también han ayudado a la investigación de una nueva sustancia derivada del plasma. Una compañía polaca ha comenzado a producir y probar el medicamento.