Última hora
This content is not available in your region

Sin visos de cambio en la actitud de Turquía

euronews_icons_loading
Barco militar turco
Barco militar turco   -   Derechos de autor  LOUISA GOULIAMAKI/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Turquía vuelve a estar en el centro de la tormenta.

La Unión Europea está preocupada por el regreso de un buque turco a las aguas en disputa en el Mediterráneo oriental, lo que ha provocado nuevas tensiones con Grecia.

Y también le inquieta la decisión turcochipriota de reabrir la zona costera de Varosha, lo que ha enfurecido a Chipre.

En este contexto, en Bruselas se multiplican las voces que reclaman la adopción de medidas contra Ankara.

"Espero que todos los Estados miembros se den cuenta que ya no se puede decir que esto no es importante. Porque Turquía está presente militarmente en el Mediterráneo oriental, en Libia, en Siria y en Nagorno Karabach. ¿Qué más tenemos que presenciar para enviar una señal firme a Turquía?", se pregunta Nathalie Loiseau, eurodiputada francesa del grupo Liberal. Y pide al Consejo que deje atrás "la ingenuidad y la pasividad" y apruebe sanciones.

A principios de mes, la UE amenazó con imponer sanciones a Turquía si no detenía sus "provocaciones". Y los últimos movimientos de Turquía han molestado en Berlín. Su ministro de Exteriores ha cancelado el viaje que tenía previsto a Ankara y ha visitado en cambio Atenas y Nicosia, desde donde ha hecho un llamamiento al diálogo.

"Necesitamos un ambiente de confianza y confiabilidad. Y los acontecimientos de los últimos días no nos permiten afirmar que eso este ocurriendo en este momento", ha dicho Heiko Maas.

Pero, ¿cómo conseguir que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan cambie de actitud?

Según el analista político Soner Cagaptay, miembro del Instituto Washington, la OTAN puede jugar un papel más importante que la UE. "Turquía ve a la OTAN como un árbitro, como una organizacion neutral, porque tanto Turquía como Grecia son miembros. En cambio, ve a la UE como una institución dominada por Francia y demasiado inclinada a favor de Atenas y Nicosia", explica.

Los líderes europeos se dieron de plazo hasta diciembre para ver si la situación evolucionaba. Pero el tema ha vuelto a la agenda de la cumbre que los jefes de Estado y de Gobierno celebran esta semana en Bruselas.