Última hora
This content is not available in your region

Árboles que sufren, vacas que producen menos: el cambio climático en Los Alpes

euronews_icons_loading
Árboles que sufren, vacas que producen menos: el cambio climático en Los Alpes
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Viven en la montaña y son testigos de excepción de las consecuencias del calentamiento global. Daniel Rodríguez es experto en biodiversidad y conoce de memoria el bosque boreo-alpino. El paisaje está cambiando. Todo se vuelve más verde y cálido. Pero frente al calentamiento global, no todas las especies animales y vegetales pueden adaptarse de la misma manera. Los abetos están desapareciendo, en beneficio de las hayas y los robles. La alteración del ecosistema ya está en marcha.

"Detrás de mí se pueden ver los efectos del calentamiento global, porque normalmente en el valle de Chamonix sólo hay abetos y ahora hay árboles de hoja caduca. La vegetación se está moviendo hacia arriba en altitud, siguiendo el movimiento del derretimiento de los glaciares. Y las especies también suben, por lo que habrá más competencia entre ellas por la comida, menos diversidad genética. Ciertas especies pueden desaparecer", explica Rodríguez.

A medida que aumentan las temperaturas, aumentan las plagas y enfermedades de los árboles, afectando a los cultivos de árboles frutales y perjudicando directamente a sectores económicos clave en el valle.

"Si no se actúa para revertir el curso del calentamiento global, las actividades humanas sufrirán consecuencias concretas. La cantidad de lluvia aumentará en el invierno y disminuirá en el verano, lo que podría reducir el agua almacenada en el subsuelo. Pero el impacto sobre la biodiversidad no sólo cambiará los paisajes, sino que también tendrá un impacto directo sobre la agricultura", explica Guillaume Petit, periodista de euronews.

Menos agua y más calor, un cóctel que también perjudicará a las granjas lecheras de los Alpes. Visitamos a un productor de lácteos es el primer eslabón de la cadena de producción del queso reblochón, abasteciendo a restaurantes y mercados de la región. Xavier Croz observa episodios de sequía más frecuentes en el verano. La escasez de forraje tiene consecuencias sobre el bienestar de los animales y también sobre su producción.

"Estas vacas se adaptan mal al calor y producen menos en el verano. Ya estamos afectados por el precio de la tierra, pues es una zona turística, pero con el calentamiento global dudo de que queden agricultores en la región dentro de 50 años", sentencia Croz.

Para adaptarse, los agricultores tienen que comprar forraje de otros lugares. Hay quien ha optado por limitar la producción de leche. Una de las propuestas del sector es organizar mejor el reparto de la tierra y los recursos hídricos entre el turismo, la industria y la agricultura. Sus destinos están ahora entrelazados para asegurar la supervivencia de sus actividades a pesar del cambio climático.