Última hora
This content is not available in your region

Última y apasionante jornada del Grand Slam de Budapest

euronews_icons_loading
Última y apasionante jornada del Grand Slam de Budapest
Derechos de autor  IJF Media Team - Ben Urban
Tamaño de texto Aa Aa

La tercera jornada del Grand Slam de Hungría fue un bello espectáculo repleto de camaradería.

Mikhail Igolnikov fue la estrella del torneo, abriéndose paso a toda velocidad y por primera vez en su carrera hasta una final de Grand Slam. Allí se encontró con Altanbagana Gantulga de Mongolia. Un increíble uchi mata después de tan sólo veinte segundos le convirtió en nuestro hombre del día.

"Todos los judocas a los que me he enfrentado son muy fuertes" afirmó el ruso tras subirse a lo más alto del podio. "Tchrikishvili ganó un Campeonato Mundial y Toth, fue medalla de plata. Y muchos más, todos los judocas son muy buenos y fuertes".

La medallista olímpica y mundial Audrey Tcheumeo volvió a estar en forma. En un día repleto de llaves espectaculares se enfrentó en la final a su compatriota Fanny Estelle Posvite. Después de haber perdido contra ella en el pasado, Tcheumeo pareció sorprendida de restablecer su dominio. Plata y oro para Francia.

Pal Schmitt, miembro del Comité Olímpico Internacional y ex presidente de Hungría de colgó la medalla.

"Es la primera competición, ha pasado mucho tiempo, la gente quiere combatir ya que no ha habido competición. Para mi es un regalo y siempre un placer" declaró la judoca francesa. "Estoy aquí, soy joven, vamos Tcheumeo, vamos, compite, compite".

En final de la categoría de +100 kilos se vieron las caras los dos gigantes rusos. Tamerlan Bashaev se enfrentó al experto en ashi-wazas Inal Tasoev. Pero Tasoev decidió mostrar sus clase en ne-waza para reivindicar el título.

La turca Kayra Sayit le mostró al mundo su judo de ippon y se dispuso a despachar a todas sus contrincantes. Finalmente se haría con el oro tras un combate táctico muy igualado con la tunecina Cheikh Rouhou.

Le otorgó la medalla Krisztián Kulcsár, presidente del Comité Olímpico de Hungría.

Y en la categoría de -100 kilos se daría una nueva victoria rusa. El medallista de plata mundial Niyaz Ilyasov tumbó a Arman Adamian con un fantástico ne-waza y le inmovilizó durante 20 segundos para hacerse con la victoria.

Le entregó la medalla Marius Vizer, presidente de la Federación Internacional de Judo.

Nuestro momento del día vino de la mano del actual Campeón del Mundo de -100 kilos Jorge Fonseca al realizar un bello sode tsuri komi goshi frente a Alexandre Iddir. Habiendo venido a Budapest a por el oro, el portugués se sintió visiblemente aliviado colgándose una medalla.

Respecto a los españoles, el actual número uno del mundo en la categoría de -90 kilos Nikoloz Sherazadishvili, se llevó la medalla de bronce pese a competir con serias molestias en la pierna izquierda.

Cuatrocientos judocas felizmente reunidos. Un torneo seguro. Nuevos sueños realizados. Amistad y coraje en su máxima expresión. Ya no hay necesidad de imaginarse el próximo evento del Circuito Mundial. El judo ha vuelto. ¡Hasta pronto!