Última hora
This content is not available in your region

Europa confinada en sí misma: alto riesgo de contagio de COVID-19 en todo el Continente

Por Rafael Cereceda
Mapa con indicaciones de tasa de contagio que sirve como guía para las restricciones de viaje
Mapa con indicaciones de tasa de contagio que sirve como guía para las restricciones de viaje   -   Derechos de autor  Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC)
Tamaño de texto Aa Aa

El último mapa con el sistema semáforo del Centro Europeo para Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) está prácticamente todo en rojo.

El sistema semáforo debía de servir de indicador para aplicar o no restricciones de viaje a los países miembros, en base a una recomendación de la Comisión Europea, exasperada por la arbitrariedad y la falta de homogeneidad en los criterios para los cierres de fronteras. Los países miembros aceptaron utilizar los criterios del ECDC y elaborar un protocolo común.

Ahora parece que no hay dudas... En todo el Continente hay tasas de positividad superiores al 4% y/ o más de 150 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes, que son los criterios para poner en "rojo" los países.

Esto no significa que se vayan a prohibir los viajes entre las regiones en rojo, pero podrían aplicarse restricciones como cuarentena o presentación de pruebas negativas.

Sólo Islandia, Noruega, Grecia y Finlandia tienen algunas zonas en ámbar y hay una pequeña isla verde finlandesa, en la última actualización del centro este jueves 12 de noviembre (la imagen que ilustra el artículo es el mapa del día 7 de noviembre).

Noruega pide a los viajeros de casi toda Europa que hagan cuarentena al llegar. Finlandia pedirá cuarentena y tests negativos a partir del 23 de noviembre.

Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC)
Último mapa con el sistema "semáforo" que indica las zonas con alto índice de contagiosCentro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC)

En el mapa de la Comisión Europea, que utiliza los datos del ECDC, sólo Groenlandia aparece, haciendo honor a su nombre, como una gigantesca isla verde.

Reopen EU / Comisión Europea / ECDC
Groenlandia escapa a la segunda olaReopen EU / Comisión Europea / ECDC

Si miramos al primer mapa que publicó el centro, la situación empeora a pasos agigantados.

Hace casi un mes, Alemania todavía no tenía datos suficientes. Muchas zonas de Italia todavía permanecían en ámbar y el sur del país estaba en verde. Noruega y Finlandia lucían un lustroso verde, y los Países Bálticos, partes de los Balcanes y el sur de Portugal aguantaban en ámbar.

Hasta que se creó este sistema, los países miembros decidían sobre el cierre de fronteras y los controles aplicando criterios poco claros y en ocasiones arbitrarios.

El sistema de código de colores funciona así:

Rojo: alto riesgo, más de 50 casos por cada 100.000 personas con un 4% de positivos en la prueba, o más de 150 casos por 100.000 con menos de un 4% de positivos en la prueba.

Naranja: riesgo medio, más de 25 casos por cada 100.000 personas con un 4% de positivos en la prueba, o entre 25 y 150 casos por 100.000 con menos de un 4% de positivos en la prueba.

Verde: bajo riesgo, menos de 25 casos por cada 100.000 personas con menos del 4% de positivos en la prueba.

El ECDC también propone semanalmente actualizaciones sobre el número de tests realizados en cada país, como el índice combinado con la tasa de notificación de 14 días, tasa de pruebas y positividad de las pruebas, la tasa de casos notificados por cada 100.000 habitantes, el número de pruebas por cada 100.000 habitantes y la tasa de positividad. Spoiler: casi todos ellos presentan cifras alarmantes.

El Ministerio de Exteriores español publica regularmente un mapa con los países a los que se puede viajar libremente desde España. Desde hace semanas, sólo un puñado de países aceptan a los viajeros españoles sin restricciones, algunos de ellos difícilmente frecuentables como Siria, Corea del Norte o Yemen.

Si a esto se le añaden los cierres regionales y locales, se puede observar que el coronavirus está creando una Europa confinada en sí misma.