Última hora
This content is not available in your region

Eurostat confirma un rebote del PIB en toda Europa en el tercer trimestre

El efecto rebote de la economía europea en el tercer trimestre
El efecto rebote de la economía europea en el tercer trimestre   -   Derechos de autor  Euronews /datos Eurostat
Tamaño de texto Aa Aa

El efecto rebote de récord que hemos visto en países como España en el tercer trimestre del año no es un caso aislado. La subida del PIB española respecto al trimestre anterior - un 16,7% - es una de las más espectaculares junto a Francia (18,2%) Italia (16,1%) y el Reino Unido (15,5%).

El PIB de la zona euro sube un 12,6% y el del conjunto de la Unión Europea un 11,6%. Aumenta también tímidamente el empleo: un 0,9% en ambos casos.

Es el brutal efecto rebote provocado por la vertiginosa caída de la actividad económica durante la primera ola de la pandemia, entre marzo y junio.

La oficina estadística europea Eurostat ha publicado su estimación rápida con el PIB y el empleo para el tercer trimestre que confirma la tendencia.

Sin embargo casi ninguno de estos países ha recuperado tanto como perdió en la caída histórica del segundo trimestre. El batacazo es mayor en los países más afectados. El Reino Unido, por ejemplo, se dejó un 19,8% del PIB en el segundo trimestre y ahora "sólo" recupera un 15,5% que no deja de ser el récord nacional.

Incluso Lituania, que ha sido una de las economías menos afectadas, recupera menos (3,7%) de lo que perdió (5,9%).

Francia consigue un rebote del 18,2% frente a una caida del -13,7% en lo peor de la crisis.

Y aunque el rebote no deja de ser una buena señal, las dificultades a las que se enfrenta la economía europea (y mundial) quedan claras a la vista de la evolución respecto al mismo trimestre el año anterior.

Si 2019 terminaba con subidas tímidas e incluso caídas (Francia), el primer trimestre ya dio los primeros signos hasta la hecatombe de la primavera.

En este tercer trimestre toda Europa amanece en números rojos respecto al año anterior. Las peores caidas son las del Reino Unido (-9,6%) y España (-8,7%). Lituania (-1,7%) y Polonia (-2%) sufren las caidas menos pronunciadas.

Con más perspectiva, este efecto rebote económico de la COVID-19 es aún más espectacular. La evolución desde 2018 no deja lugar a dudas sobre la irrupción de la pandemia en la economía europea y mundial, convertida, como el gráfico, en una montaña rusa.

También hoy Eurostat revela que el 80% de los empleos que se han perdido con estos vaivenes eran de trabajadores temporales, con un riesgo para muchos europeos, a menudo jóvenes, de caer en la precariedad.

Y con los gobiernos mundiales aplicando nuevas restricciones para intentar frenar la pandemia a la vez que permiten respirar mal que bien la actividad económica, es difícil pensar en una recuperación clara y rápida en un horizonte cercano.