Última hora
This content is not available in your region

El Sahara Occidental: ¿Quiénes son el Frente Polisario y qué es lo que quieren?

Foto de archivo de efectivos del Frente Polisario en 2008
Foto de archivo de efectivos del Frente Polisario en 2008   -   Derechos de autor  Daniel Ochoa de Olza/AP2008
Tamaño de texto Aa Aa

Salmi Gailani nació en 1991, año en que Marruecos acordó un alto el fuego con los rebeldes del Frente Polisario después de casi dos décadas de guerra en el Sahara Occidental.

A pesar de la paz, Gailani ha crecido en el exilio. Su infancia transcurrió en campamentos de refugiados en el territorio controlado por el Polisario cerca de la frontera con Argelia y en España.

Ahora, con los rebeldes y el ejército marroquí listos para reiniciar el conflicto, Gailani dice que es hora de volver a casa y luchar.

"La guerra significa dolor, muerte significa muchas cosas dolorosas. Pero creemos que 30 años es más que suficiente. Hemos agotado los medios pacíficos", explica Gailani a Euronews.

El 13 de noviembre, los soldados marroquíes entraron en la zona de amortiguación de las Naciones Unidas cerca de Guerguerat que separa el territorio del Sáhara Occidental controlado por Rabat de la "zona liberada" controlada por el Frente Polisario, en contravención del alto el fuego de 1991. El rey Mohamed VI asegura que su país sigue comprometido con el alto el fuego, pero que reaccionará con la mayor severidad a toda amenaza contra su seguridad. El rey hizo estos comentarios en una entrevista telefónica con el secretario general de la ONU Antonio Guterres. Euronews en español ha solicitado una entrevista con las autoridades marroquíes pero todavía no ha recibido respuesta.

En respuesta, el Frente Polisario declaró un "estado de guerra" y advirtió que miles de voluntarios de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) estaban dispuestos a luchar. Desde entonces, la ONU -que ha instado tanto a Rabat como al FP a respetar el alto el fuego- ha recibido informes de varios "incidentes de disparos" realizados por ambas dos partes, según explicó un portavoz del organismo a Euronews.

El Sáhara Occidental ha sido descrito como la última colonia de África, con dos tercios de su territorio ocupado por Marruecos desde 1975. Marruecos considera que franjas de la antigua colonia española son su territorio soberano, incluyendo su noroeste rico en fosfatos. En el marco del acuerdo de paz de 1991, Marruecos aceptó celebrar un referéndum de independencia, lo que no ha hecho hasta ahora.

Las reservas de fosfato

Se trata de una votación que, a pesar de la emigración de decenas de miles de marroquíes desde el decenio de 1970, Rabat perdería casi con toda seguridad. Su ocupación está respaldada por varios de sus prominentes aliados árabes, entre ellos Arabia Saudita y Jordania. Tampoco se trata de valiosas reservas de fosfato, explica Jacob Mundy, profesor adjunto de Estudios sobre la Paz y los Conflictos de la Universidad Colgate.

Desde que Marruecos obtuvo su independencia en 1956, se ha dicho que Francia y España le robaron al país el territorio que habría constituido un Gran Marruecos, incluido el Sáhara Occidental y partes de Mauritania, Malí y Argelia, también colonias francesas. En 1963, Marruecos invadió Argelia por una cuestión fronteriza y sufrió una humillante derrota.

Euronews
Mapa de la situación en el Sahara Occidental.Euronews

Cuando invadió el Sáhara Occidental en 1975, el Gobierno de Marruecos se enfrentó a un serio desafío de una izquierda política impulsada por los éxitos de Houari Boumediene en Argelia, Muammar Gaddafi en Libia y Gamal Abdel Nasser en Egipto. Nasser había muerto en 1970, pero su socialismo panafricano seguía inspirando movimientos antimonárquicos en toda África y en el mundo.

Así que cuando España anunció que celebraría un referéndum de independencia para el Sahara Occidental - entonces llamado Sahara Español - en 1975, el Rey Hassan II de Marruecos actuó. Al "reclamar" el Sáhara Occidental, el rey ganó legitimidad y evitó la oposición desde dentro. Hasta el día de hoy, dice Mundy, la recuperación del Sahara Occidental es la piedra angular de la legitimidad de Rabat. "Es un artículo de fe nacional y a los niños marroquíes se les enseña desde el primer día. [...]. Personalmente sospecho que muchos marroquíes verían el fin de la monarquía antes de renunciar al Sahara Occidental", explica el profesor.

La guerra contra el Polisario, sin embargo, ha sido muy costosa, sobre todo debido a la militarización de los 2.700 km de "berma" - o muro fortificado - que Marruecos ha erigido en su lado de la zona de amortiguación controlada por la ONU. Incluso desde 1991, el conflicto con el Polisario ha perturbado gravemente el comercio, con manifestantes en la zona liberada que bloquean las carreteras que conectan Marruecos con Mauritania.

Guerguerat

Fue una de esas protestas la que provocó el reciente incidente cerca de Guerguerat, donde el 20 de octubre los manifestantes saharauis impidieron que los camiones se desplazaran de Marruecos al Sáhara Occidental y de allí a Mauritania. En respuesta, Marruecos amenazó con retirar a los manifestantes por la fuerza, que es exactamente lo que parece haber hecho el 13 de noviembre.

Pero para el Frente Polisario, la disputa ya no se trata de protestas, sino de una retirada total de Marruecos del Sáhara Occidental. "El fin de la guerra está ahora vinculado al fin de la ocupación ilegal", dijo Mohamed Salem Ould Salek, un representante del Polisario, a la AFP el lunes.

Gailani, el exiliado, dijo que no hay vuelta atrás ahora sino para un conflicto total: "Hemos estado preparados para esto durante más de 30 años [...]. Nunca hemos bajado la guardia", dijo.

Dijo que la comunidad internacional debía ser consciente de que el Frente Polisario estaba más que dispuesto a volver a la lucha armada, y que el reciente incidente de Guerguerat fue "la gota que colmó el vaso".

Gailani culpa a la ONU por el hecho de que durante 30 años el Sáhara Occidental ha sido un conflicto congelado, con el pueblo saharaui prometiendo un referéndum por parte de Marruecos que nunca llegó. "30 años es tiempo suficiente para colocar las urnas", dijo.