Última hora
This content is not available in your region

El pueblo austriaco de Fucking se rebautiza a sí mismo como Fugging para volver al anonimato

Una señal que marca la salida del pueblo de Fucking en Austria.
Una señal que marca la salida del pueblo de Fucking en Austria.   -   Derechos de autor  MLADEN ANTONOV/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Fucking, un pequeño pueblo de Austria, no quiere seguir llamándose así.

Aprovechando el dicho de "año nuevo, vida nueva", va a comenzar el 2021 rebautizado como Fugging.

La comunidad, situada a 30 kilómetros al norte de Salzburgo en la región fronteriza de Alta Austria, se había convertido en un lugar de peregrinación para los turistas que tomaban fotos del cartel, que finalmente se fijó en hormigón tras una serie de robos.

El nombre del pueblo también había inspirado el nombre de una cerveza rubia pálida, llamada "Fucking Hell" - Hell significa pálida en alemán - así como una película "Bad Fucking".

Pero a principios de esta semana, el consejo local aprobó una moción de los residentes del pueblo - los Fuckingers - para cambiar el nombre del pueblo a Fugging. Una decisión que lógicamente ha creado furor en las redes sociales.

El cambio de nombre será efectivo el 1 de enero de 2021.

Vagina, Condom y Guarromán

Fucking, ahora Fugging, no es la única localidad europea con un nombre difícil de decir en voz alta sin esbozar una sonrisa o con un cartel de entrada más fotografiado que su plaza principal.

En la Rusia rural encontramos Vagina, que en círico se escribe Вагина, pero que no por ello deja de compartir significado con las lenguas que proceden del latín.

En Francia, hay un pueblo llamado Condom, cuya toponimia tiene que poco que ver con un profiláctico sino que procede de una combinación de términos galos "Condatomagos" que significaba el mercado de la confluencia. Sin embargo, se tomaron de buen humor la resignificación contemporánea de su nombre y abrieron el museo del Preservativo en 1995.

En Italia, hay un pueblo que se llama Bastardo en la región de Umbria. Originalmente se llamava Osteria del Bastardo, y en la década de 1920 evolucionó a su versión abreviada.

En España, uno de los carteles de entrada más fotografiados es el de Guarromán, en la provincia de Jaén. Su Ayuntamiento no solo se lo toma con buen humor, sino que lo abandera como parte fundamental de su identidad hasta el punto de albergar la sede de la 'Asociación Internacional de Pueblos con Nombres Feos, Raros y Peculiares'.

"Poseer un nombre de chocante sonoridad, como es el caso de Guarromán, y estar situado junto a la muy transitada autovía de Andalucía, donde tantas oportunidades hay de exhibirlo, supone ante todo un acicate más para decir a los cuatro vientos que tras este peculiar nombre de pueblo se esconde un bello, y hasta poético significado", se lee en la página web del Ayuntamiento.

Y explican: "Guadarromán procede del árabe 'Wadi-r-rumman', que significa 'el río de los granados', nombre que los árabes que habitaron Sierra Morena le dieron al río que fluye junto a la antigua venta, y que hoy es conocido como el río Tamujoso".

Sin embargo, como en el caso alemán, no todos los pueblos deciden llevar su peculiar nombre con orgullo y entusiasmo. Algunos prefieren cambiarlo.

En España, hay ejemplos como el de Asquerosa, en Granada, que ahora es Valderrubio o Pocilgas, en Salamanca, que decidió ser Buenavista.