Última hora
This content is not available in your region

¿Quiénes son los pacientes prioritarios en los planes de vacunación de los países europeos?

Simulación de la vacunación en el Reino Unido
Simulación de la vacunación en el Reino Unido   -   Derechos de autor  Yui Mok/Press Association
Tamaño de texto Aa Aa

¿Cómo se vacuna a más de 7.000 millones de personas contra la covid.19? Ese es el desafío que enfrentan los responsables de salud pública en todo el mundo.

Las autoridades reguladoras del Reino Unido son el único organismo reconocido internacionalmente que ha aprobado el uso público de una vacuna. Pero otros países están estudiando estrategias para cuando sus propias autoridades den luz verde, sobre todo para decidir quiénes serán los primeros en vacunarse.

España, transparencia y seguimiento

A pesar de que la sanidad estáz transferidad a las diferentes regiones, la estrategia de vacunación en España será única para todo el territorio y habrá 13.000 puntos a los que los ciudadanos podrán acudir a inmunizarse. El país contempla tres etapas, siendo los sectores de población más vulnerables, aquellos que están en residencias y centros de personas con discapacidad, y los trabajadores sanitarios, los primeros que se podrán vacunar.

El ministerio de Salud está trabajando, además, en un programa de seguimiento que abarque a todas las comunidades autónomas para con el objetivo de que los registros "garanticen que los datos de vacunación se recopilen adecuadamente y que ayuden a su vez a la vigilancia y las actividades de seguimiento."

El Gobierno quiere además llevar a cabo una estrategia de comunicación sobre la vacunación basada en una serie de premisas: veracidad, transparencia, participación, equidad y evaluación. El objetivo es que la población pueda conocer los resultados del procesos y poder plantear cualquier duda.

El plan de tres fases de Francia

Francia planea comenzar su primera fase en enero, con un millón de vacunas iniciales para los mayores en residencias y los trabajadores de cuidados de alto riesgo, según el primer ministro Jean Castex.

La segunda fase, que comenzará en febrero, "ampliará el perímetro" a los 14 millones de ciudadanos con mayor riesgo de contraer la enfermedad debido a la edad y a las condiciones de salud.

Algunos profesionales de la salud también se incluirán en este periodo.

Para la primavera, la vacunación se extenderá a toda la población en la tercera fase de la estrategia.

Portugal da prioridad a los 400.000 ciudadanos más vulnerables

Portugal también tiene previsto seguir un camino similar al de Francia dando prioridad a 400.000 de sus ciudadanos más vulnerables a partir de enero. El país planea haber inmunizado a un millón de personas para abril.

El primer ministro Antonio Costa dijo que el plan se guiaría por cuatro principios fundamentales: que la vacuna es "universal para todos", además de opcional, gratuita y "distribuida a toda la población de acuerdo con los criterios de prioridad técnica y científicamente definidos".

El Reino Unido desplegará la vacuna "a partir del martes"

El Reino Unido ha empezado a recibir dosis de la vacuna d Pfizer y BioNTech después de que fuera aprobada por los reguladores la semana pasada.

Ahora se espera que se administre a la población.

Chris Hopson, el director ejecutivo de proveedores del Sistema Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés), aseguró que en las 800.000 dosis que se están enviando tendrían prioridad las residencias, el personal de estas instalaciones y las personas mayores de 80 años, así como personal del NHS en situación de riesgo.

"No nos engañemos" con que una vacuna es suficiente

A pesar de este optimismo europeo, la ONU ha advertido de que una vacuna no será suficiente para deshacer el daño ya provocado por la pandemia.

"Las vacunas pueden estar disponibles en las próximas semanas y meses", aseguro el secretario general de la ONU Antonio Guterres, "pero no nos engañemos. Una vacuna no puede deshacer el daño que se extenderá a lo largo de los próximos años, incluso décadas."

El jefe de la ONU señaló a continuación el aumento de la pobreza, la amenaza de la hambruna y la "mayor recesión mundial en ocho décadas", algo que subrayó que no se debe sólo al coronavirus.

"A casi un año del inicio de la pandemia, nos enfrentamos a una tragedia humana y a una emergencia de salud pública, humanitaria y de desarrollo", añadió.

Desde entonces, Guterres ha instado a las naciones más ricas del mundo a que respalden el acelerador ACT de la Organización Mundial de la Salud que tiene como objetivo ayudar a distribuir vacunas a las poblaciones más pobres del mundo.

Asegura además que todavía existe una brecha financiera de 28.000 millones de dólares (23.000 millones de euros), que incluye 4.300 millones de dólares (3.500 millones de euros) "que se necesitan urgentemente" en los próximos meses.

Tanto el Presidente francés Emmanuel Macron como la Canciller alemana Angela Merkel han respaldado el programa, animando a la comunidad internacional a aportar más fondos.

Macron, quien dijo que hasta ahora se habían recaudado 8.200 millones de euros, también reiteró una propuesta de "un mecanismo de donación" para garantizar que las vacunas se administren a los grupos prioritarios de los países en vías de desarrollo.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha planteado la idea de un tratado internacional para ayudar a la OMS a hacer frente a cualquier pandemia futura.

Este se utilizaría para vigilar las enfermedades infecciosas de los animales, mejorar el acceso a la atención sanitaria y abordar las cuestiones de financiación.

"El principio de acceso universal a las nuevas vacunas contra la covid-19 es fundamental. Nuestro objetivo debe ser garantizar el acceso a las vacunas, el tratamiento y las pruebas para futuras pandemias. Esto debería establecerse en un tratado", asegu´ró Michel.