Última hora
This content is not available in your region

Badalona: inmigrantes atrapados entre bloques de lujo y chatarra

Firefighters load the body of a dead person into a crane after a fire on a building in Badalona, Barcelona, Spain,
Firefighters load the body of a dead person into a crane after a fire on a building in Badalona, Barcelona, Spain,   -   Derechos de autor  Joan Mateu, AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Los bomberos siguen desescombrando la nave que ardió el pasado miércoles en Badalona. Hay al menos tres muertos, 18 heridos. No han muerto en aguas del Mediterráneo pero en sus orillas. Cerca del mar, en Badalona, en un nave destartalada vivían entre 150 y 200 inmigrantes, mayoritariamente procedentes del África subsahariana.

Algunos como Suilemán, de Costa de Marfil, lograron huir de las llamas. Pero “es difícil saber cuánta gente quedó dentro”, asegura este chico de 35 años mirando a la que hasta ahora ha sido su “casa” con una bolsa colgada en la espalda. Estas son sus únicas pertenencias después de 14 años en Europa.

Suleimán estaba en el tejado de la nave, “dormía allí todas las noches en una tienda de campaña”. El humo y la gente que subía corriendo a la terraza le alertaron del fuego. “Me dije que tenía que mantener la calma antes de saltar”. Los que saltaron por la ventanas fueron los que habían respirado mucho humo, explica. “He tenido mucha suerte”. Los bomberos entraron por la cubierta y lograron evacuarles.

También tuvo suerte de no morir en el mar, como tantos otros. A los 21 años se subió a un cayuco para venir a Europa. Vino de “superviviente”, dice, en busca de un futuro. En Europa encontró un futuro lleno de vulnerabilidad, miseria y pobreza. Intenta ganarse la vida en el reciclaje, recogiendo chatarra de la calle o haciendo pequeños trabajos. “Hacemos lo que podemos pero ahora con la pandemia no hay nada”.

Jibril, originario de Gambia, también logró salir con vida pero tiene un amigo ingresado en la UCI por quemaduras. Entre el humo oscuro y denso subió gateando hasta la terraza. Con las luces de los móviles pedían ayuda a los bomberos. “Había mucha gente esa noche porque hacía viento y frío”. Jibril se queja del Ayuntamiento de Badalona regido por el popular Xavier García Albiol. Antes tenían ayudas sociales y cursos. “Nos ayudaban mucho, ahora nada. Simplemente quieren echarnos”.

"Aquí vivíamos como si estuviéramos en África sin luz, sin agua, cada mañana la gente se levanta para luchar por su futuro. No estamos aquí para sobrevivir queremos vivir", nos explica Lionel. Este camerunés que lleva 10 años en España se hace muchas preguntas. “Mira, ¿cuántas casas hay aquí alrededor vacías?”

La nave calcinada estaba situada en el barrio del Gorg, en Badalona, a 20 minutos del centro de la ciudad de Barcelona. Un gueto de pobreza y miseria rodeado de lujosos edificios que se han ido levantado en los últimos 10 años. Un proyecto urbanístico de Badalona que pretendía revalorizar esta zona cercana a la costa y al puerto deportivo de la ciudad.

“¿Cuánto dinero negro mueve la inmigración y la misma gente que nos denuncia se lo mete en el bolsillo sin problema?”, continúa con las preguntas Lionel. “¿Hace cuánto tiempo que estos guetos son la única opción para nosotros?¿Cómo vamos a pagar 700 y tres meses de adelanto por un alquiler? ¿Cómo vamos a trabajar si no tenemos papeles? ¿Cómo vamos a entrar en el sistema así? El sistema nos destruye desde que llegamos y nosotros solo queremos trabajar y vivir en paz”.