Última hora
This content is not available in your region

Hoteles y restaurantes instalan burbujas para salvar el turismo de montaña en Rumanía

euronews_icons_loading
Hoteles y restaurantes instalan burbujas para salvar el turismo de montaña en Rumanía
Derechos de autor  Cleared
Tamaño de texto Aa Aa

Azuga es uno de los destinos de vacaciones más demandados de Rumania, especialmente para las familias que aman el esquí y el senderismo. Pero a pocos días de la Navidad, parece casi desierto. Larisa, propietaria de un hotel, sabía que esta temporada no sería tan lucrativa, así que pensó en una forma creativa de superar esta dura situación, montando unos iglús.

Larisa Puscasu, es la propietaria del hotel en el que han instalado los iglús:“Comenzó como una forma de hacer algo único en Rumania y creo que fue una gran idea, especialmente con esta pandemia porque la gente está muy interesada en salir de sus casas y viajar, pero al mismo tiempo necesitan condiciones seguras.”

A unos 20 km de distancia, en Predeal, Mugur y Roxana también están disfrutando del paisaje montañoso y de una copa de vino en otro tipo de iglú, construido para el jardín de un restaurante. Echan de menos a los grandes grupos de personas que solían reunirse aquí anteriormente, pero creen que el año que viene la vida volverá a la normalidad.

Mugur es uno de los pocos turistas que hemos encontrado: “Vengo de Bélgica, pero soy de Rumania. Hemos decidido estar un par de días en la montaña, esquiar y a hacer todas estas cosas. El año que viene espero que viajemos más que este año y espero que no haya tantas restricciones como éste."

El negocio de la hostelería ha caído hasta un 65% durante el 2020, según una estimación de la Alianza para el Turismo en Rumanía. Las constantes restricciones han reducido la actividad y se han perdido hasta 100.000 puestos de trabajo. Dragoș Anastasiu, es el portavoz de la Alianza y pide para el próximo año que haya más ayudas públicas:

“Esta pandemia ha sido como un tsunami para la industria turística rumana. Desde el comienzo hemos estado en la primera línea de playa y el tsunami nos ha arrastrado. El próximo año, dependemos de lo que el Gobierno pueda hacer. Hay algunas medidas en marcha en cuanto a subvenciones de la UE, pero no llegarán hasta los meses de marzo, abril, o tal vez mayo.”

Anastasiu cree que uno de los puntos fuertes de Rumanía es su especialización en ecoturismo o la existencia de lugares privados y aislados que se pueden encontrar por todo el país. Especialmente en Moldavia, Transilvania o el Delta del Danubio.

El año pasado, antes de Navidad, las estaciones de esquí de Rumania estaban llenas de gente. Ahora, viajar parece que es cosa de valientes. Los días más productivos para los propietarios de restaurantes y hoteles son los fines de semana. A pesar de todo no se dan por vencidos y esperan que el próximo año se comporte mejor.

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)