Última hora
This content is not available in your region

El Gobierno de Donald Trump incluye a Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo

Mike Pompeo, El jefe de la diplomacia estadounidense, justificó el retorno de la isla a la lista “por brindar apoyo repetidamente" a los terroristas, ofreciéndoles refugio.
Mike Pompeo, El jefe de la diplomacia estadounidense, justificó el retorno de la isla a la lista “por brindar apoyo repetidamente" a los terroristas, ofreciéndoles refugio.   -   Derechos de autor  AP /Jacquelyn Martin / Pool
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras la agenda política nacional de Estados Unidos se recupera del oscuro episodio del Capitolio, la comunidad internacional es embestida por una nueva e inesperada acción del Gobierno de Donald Trump.

A solo nueve días de dejar el poder, la Administración republicana ha decidido reintegrar este lunes a Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, de la que había sido retirada en 2015 por el Gobierno demócrata de Barack Obama (2009-2017), durante el periodo de reanudación de las relaciones bilaterales.

El encargado de dar el anuncio fue el secretario de Estado Mike Pompeo que justificó la reincoporación del país latinoamericano a la lista “por brindar apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas”.

“Con esta acción, una vez más haremos responsable al Gobierno de Cuba y enviaremos un mensaje claro: el régimen de los Castro debe poner fin a su apoyo al terrorismo internacional y a la subversión de la justicia estadounidense”, indicó Pompeo en un comunicado.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, denunció a través de Twitter el "oportunismo político" de la administración Trump

Cuenta oficial del canciller de Cuba, Bruno Rodríguez P.

El aún jefe de la diplomacia estadounidense asegura que el Gobierno de la isla ha “alimentado, alojado y brindado atención médica a asesinos, fabricantes de bombas y secuestradores, mientras muchos cubanos pasan hambre, no tienen hogar y no tienen medicinas básicas”.

En específico, aludió a la negativa de La Habana a extraditar a diez líderes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que viajaron a la isla para mantener negociaciones con el Gobierno colombiano y han sido requeridos por ese país después de que el grupo se atribuyera la responsabilidad en un atentado contra una escuela de la Policía en Bogotá, que causó 22 muertos y más de 87 heridos.

“Cuba también alberga a varios fugitivos estadounidenses buscados por la justicia o condenados por cargos de violencia política”, agregó.

La inclusión de un país en la lista negra de terrorismo implica trabas al comercio y más sanciones, pero sobre Cuba ya pesan todas esas restricciones debido al embargo comercial y financiero.

En mayo pasado, Washington dio un paso en esta dirección con la inclusión de Cuba en la lista de países que "no cooperan completamente" con los esfuerzos antiterroristas de EE.UU., de la que también forman parte Venezuela, Irán, Corea del Norte y Siria.

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel replicó entonces que es su país el que es "víctima" del terrorismo con la complicidad del gigante norteamericano., en referencia a los diversos ataques (desde secuestro de aeronaves hasta planes de asesinato de dirigentes) atribuidos a grupos anticastristas en las últimas seis décadas, principalmente durante la Guerra Fría.