Última hora
This content is not available in your region

Víctima del "COVID largo" explica sus síntomas constantes y sus dificultades tras 10 meses enferma

Access to the comments Comentarios
Por Good Morning Europe - euronews
Claire Hastie, fundadora de Long Covid support durante su entrevista con euronews
Claire Hastie, fundadora de Long Covid support durante su entrevista con euronews   -   Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando la gente piensa en el coronavirus, tiende a centrarse en el número de casos, el número de muertes, el número de hospitalizaciones, cuando las UCIs se acercan al 100% de ocupación en ciertos lugares. Pero se dejan sin contabilizar los que sufren el llamado "COVID largo", todavía vivos pero sufriendo síntomas inexplicables.

Claire Hastie ha tenido síntomas diarios durante casi un año. Los médicos le han dicho que no tienen explicación de por qué aún es incapaz de caminar.

"Aún no he tenido un día sin síntomas desde que me enfermé el 17 de marzo, estoy llegando a mi décimo mes de misterio. Me cuesta mucho caminar todavía, puedo caminar alrededor de 100 metros muy lentamente, pero eso implica dolor de pecho y falta de aliento, necesito una silla de ruedas para hacer más que eso. Y solía andar en bicicleta 13 millas al día, así que solía ser muy activa", dice Hastie durante su entrevista con el programa Good Morning Europe de la edición inglesa de euronews. "Tengo dolores músculo-esqueléticos, temblores, dificultad para concentrarme. Este es uno de los mayores problemas para los pacientes de COVID largo que tienen que trabajar.

Para apoyar a las personas en su situación, Hastie ha fundado longcovid.org, una asociación y un sitio web con recursos e información para estos pacientes.

"A pesar de los múltiples viajes a centros médicos, la mayoría de estas personas no son admitidas en el hospital, ni reúnen las condiciones para someterse a pruebas cuando se enfermaban, por lo que han permanecido en su casa, sin que se registren en las estadísticas oficiales y en gran parte invisibles. Algunos están tardando más en recuperarse que las personas que estuvieron hospitalizadas, incluso las que estuvieron en cuidados intensivos" dice la página web en su presentación.

Los profesionales no conocen la enfermedad, el público general aún menos

La asociación ya cuenta con 33.000 miembros y sigue creciendo constantemente, explica Hastie. "Estamos viendo situaciones muy duras. Gente perdiendo su trabajo, teniendo que vender su casa, perdiendo sus relaciones cuando su entorno no les cree, y teniendo dificultades para acceder a los servicios, incluso en Inglaterra donde se están poniendo en marcha algunas clínicas para estos pacientes" debido a que en ocasiones los propios médicos no creen a los enfermos.

"Esta enfermedad puede afectar a cualquier parte del cuerpo y esto no se conoce suficientemente" explica, "ni siquera en la profesión médica, imagínese entre la población general" denunciando que es muy importante que los empleadores entiendan esta situación.

Comenta cómo en Inglaterra se empieza apenas a poner en marcha clínicas, pero no es el caso de otros países. Además lamenta que la oferta de estos centros no es lo suficientemente consistente. "Estuve buscando una clínica el pasado agosto, pero no sabían qué hacer conmigo. Me dijeron: no tenemos ninguna explicación sobre por qué no puede andar, por qué tiene esta constelación de síntomas".

Cree que, hasta que la ciencia y la investigación encuentre explicaciones y algún tratamiento, la ayuda que pueden proporcionar estas clínicas es limitada. "Pueden ayudar a aliviar algunos de los horribles síntomas que tiene la gente, náusea, mareos, acidez o dolores nerviosos, pero no están llegando a la raíz de esto".

Una investigación realizada en China publicada por The Lancet estimaba recientemente que las tres cuartas partes de los pacientes de COVID-19 sufría al menos un síntoma seis meses después de caer enfermos. Se cree que la principal causa es que el nuevo coronavirus puede causar daños neurológicos.

Puede ver la entrevista completa con Claire Hastie, fundadora de LongCOVID.org en este reproductor