Última hora
This content is not available in your region

La detención de Navalni desata una fuerte condena internacional contra Rusia

euronews_icons_loading
La detención de Navalni desata una fuerte condena internacional contra Rusia
Derechos de autor  Mstyslav Chernov/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La detención de Alexéi Navalni, ha desatado una fuerte condena internacional. Al líder opositor ruso le aguarda un futuro judicial y político lleno de incertidumbre. Uno de los abogados de Navalni ha denunciado en twitter que la policía no le permite tener acceso a su cliente.

"A mí, abogado defensor con poder notarial, no me permiten acceder a él (a Navalni); dicen que está durmiendo. Desde luego, no hacen ninguna referencia a la ley", escribió en su cuenta de Twitter el letrado Viacheslav Guimadi.

Agregó que el líder opositor se encuentra en las dependencias del departamento Nº 2 del Ministerio del Interior de Jimki, ciudad satélite de Moscú, próxima al aeropuerto internacional de Sheremétievo, donde fue detenido.

El opositor fue detenido al regresar después de 5 meses recuperándose en Alemania. Navalni había denunciado que fue envenenado por los servicios secretos rusos.

Su mujer ha apuntado que lo más importante que dijo Alexéi es que no tiene miedo. "Yo tampoco tengo miedo. Y les pido a todos ustedes que no tengan miedo. Muchas gracias a todos por su apoyo".

La detención ha generado tensión entre Rusia y Occidente

El Presidente del Consejo Europeo ha señalado que este arresto es inaceptable y ha reclamado que lo liberen inmediatamente.

El alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, también ha pedido su liberación “inmediata”. “La politización de la justicia es inaceptable”, ha añadido en twitter.

Estados Unidos ha respondido igual. Tanto el Gobierno de Estados Unidos como el asesor de seguridad nacional del presidente electo de EE.UU., Joe Biden, exigieron este domingo la liberación inmediata del opositor ruso Alexéi Navalni, detenido al llegar a Rusia en un vuelo procedente de Alemania.

"El señor Navalni debería ser liberado inmediatamente, y los responsables del inadmisible ataque contra su vida deben rendir cuentas", escribió Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

"Los ataques del Kremlin al señor Navalni no solo son una violación de derechos humanos, sino una afrenta al pueblo ruso, que quiere que se escuchen sus voces", añadió Sullivan.

El secretario de Estado Mike Pompeo se ha mostrado profundamente preocupado y ha recordado qu_e_ los líderes políticos seguros no temen lo que puedan decir sus competidores.

El Gobierno alemán ha exigido que se le libere sin dilación y ha recordado que Rusia está obligada por su constitución a proteger los derechos de sus ciudadanos. Varias decenas de seguidores que le esperaban en el aeropuerto también fueron detenidos. "Seguimos esperando que Rusia haga todo lo posible para aclarar completamente este ataque y llevar a los culpables ante la justicia", ha recordado el ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas.

El Gobierno británico expresó este lunes la "profunda preocupación" por la detención del opositor ruso. "Estamos profundamente preocupados por la detención de Alexéi Navalni el 17 de enero. En vez de procesar a la víctima de este terrible crimen, las autoridades rusas deberían investigar cómo una arma química fue utilizada en suelo ruso", señaló un comunicado divulgado por el ministerio británico de Exteriores.

Rusia dice que las críticas de Occidente por Navalni "buscan desviar la atención"

"Por supuesto, ahora vemos cómo se aferraron ayer a la noticia del regreso de Navalni a la Federación Rusa y cómo la recibieron con alegría, porque les permite por lo visto a los políticos occidentales pensar que pueden distraer la atención de la profundísima crisis en que se encuentra el modelo liberal de desarrollo", dijo el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

El líder opositor fue detenido el domingo nada más llegar a Moscú en un vuelo procedente de Berlín, con el argumento de que figura en una lista de busca y captura por no haberse presentado a la revisión periódica de una condena suspendida de 3,5 años de cárcel dictada contra él en 2014 y que fue declarada ilegal por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En su rueda de prensa anual, el jefe de la diplomacia rusa dijo que Moscú "no está satisfecho con las tendencias que observa en Occidente, cuando las élites para tratar de alcanzar sus metas internas buscan activamente a enemigos externos y los encuentran en Rusia, China, Irán, Corea del Norte, Cuba y Venezuela".

"Estoy convencido de que no hay que buscar pretextos externos para justificar sus propias acciones o para distraer la atención de sus problemas internos", sostuvo Lavrov, quien afirmó que por contra hay que "encontrar vías de cooperación".

"Rusia intenta cooperar y operar de manera constructiva en la arena internacional. No queremos discutir con otros países, sino sentarnos en la mesa de negociaciones para comentar todo tipo de soluciones", recalcó el ministro.

"Nunca recibimos ninguna prueba. Todo lo que escuchamos es que es 'altamente probable' y que solo Rusia tiene motivos" de estar detrás de todo esto, alegó Lavrov.